Banamex reduce perspectiva de crecimiento mundial

Ante eventos recientes, especialmente en economías desarrolladas, Grupo Financiero Banamex redujo de 3.3 a 3.1 por ciento su estimación de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) mundial para el cierre de 2014.

La coordinadora de Estudios Económicos y Sociales de la institución, Myriam Rubalcava, expone que la disminución en su perspectiva se debe a una serie de revisiones a mercados emergentes, así como a Estados Unidos y Japón.

En particular, subraya, eventos recientes registrados en las economías desarrolladas sugieren que la recuperación será menos sólida que lo que se anticipaba en principio.

Destaca que ahora se considera que la debilidad de las economías emergentes pudiera tener un impacto negativo en las economías desarrolladas.

Tal es el caso de Japón, donde una menor demanda de sus vecinos asiáticos intensificará la debilidad causada por factores domésticos, por lo que se revisó de 1.6 a 1.2 por ciento la estimación del PIB para ese país.

Así, detalla, entre los países emergentes a los que se les ajustaron los pronósticos están Turquía, Sudáfrica, Argentina y Brasil.

Si bien, argumenta Rubalcava, los cambios son resultado de situaciones muy específicas para cada una de estas naciones, existen en general temas comunes que ejercen una influencia negativa en las naciones en desarrollo.

Entre estos factores se encuentran el deterioro de cuentas externas, muy lenta recuperación del comercio internacional, alta inflación y la preocupación sobre la sostenibilidad del modelo de crecimiento de China.

La especialista refiere además que a pesar de que durante semanas recientes se han observado depreciaciones importantes en gran parte de las monedas emergentes, parece que han sido insuficientes para propiciar una recuperación de las exportaciones de estos países.

Así, subraya, "estimamos que, aun considerando nuestros nuevos pronósticos, los riesgos permanecen a la baja para la actividad económica en los países emergentes".

En cuanto a Estados Unidos, el pronóstico de crecimiento se redujo de 3.1 a 2.6 por ciento para el cierre de este año, debido a los efectos negativos que el invierno extremo ocasionó en la actividad de este país.