Campeche detiene a 12 personas por delitos contra el ambiente

El Grupo de Coordinación Interinstitucional de Seguridad en el estado efectuó la detención de 12 personas, presuntamente responsables de cometer depredación irreversible en 15 hectáreas de una zona natural protegida.

El gobierno de la entidad señaló que en la operación, efectuada en el municipio de Calakmul, participaron 180 servidores públicos de la Procuraduría General de la República, Policía Federal y de las secretarías de Seguridad Pública, de la Defensa Nacional y de Marina.

También participó personal de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas y de las procuradurías Federal de Protección al Ambiente, Estatal del Medio Ambiente y de Justicia del estado.

Los detenidos están en calidad de indiciados y rinden su declaración ante el Agente Ministerio Público de la Federación, mismo que las próximas horas definirá su situación jurídica.

El delito contra el ambiente es considerado grave, con una penalidad máxima de nueve años de prisión.

De acuerdo con el expediente, el representante social de la federación dio inicio el pasado enero a la averiguación previa AP/PGR/CAMP/ESC-I/03/2014 por el delito ambiental contra quien o quienes resulten responsables.

Interpuso la denuncia la Comisión Nacional de Aéreas Naturales Protegidas, por la depredación de una superficie de 15 hectáreas, en la que resultaron afectadas de manera irreversible flora y fauna de la región.

Con base en lo anterior, el fiscal federal en compañía de autoridades federales, estatales y municipales se trasladaron a un camino de 6.5 kilómetros que da al paraje de San Isidro Aguas Amargas del Municipio de Calakmul, en un tramo ubicado entre las comunidades Dos Naciones y Crucero de Dos Lagunas Sur.

En ese lugar se verificó el desmonte del área, así como construcciones de viviendas, establecimientos de cultivos de frijol, maíz, plátano, piña, chaya, macal, castaña, guaya, nopal, guanábana y chihua, y la apertura de un pozo con maquinaria pesada y la tala clandestina de madera de palo de rosa y caoba.

Los presuntos responsables fueron sorprendidos en el momento que realizaban el desmonte del lugar, y les fueron aseguradas tres motosierras, dos escopetas y diversos machetes, entre otros objetos.

Con esa acción se protegen los recursos forestales y se facilita heredar a las futuras generaciones bosques y selvas que les permitan contar con agua y aire más limpios para una mejor calidad de vida, indicaron las autoridades.