Dona Israel ejemplares de "El Diario de Ana Frank" a Japón

El gobierno de Israel obsequió hoy a Japón 300 ejemplares del libro "El Diario de Ana Frank" para reponer las copias que recientemente fueron destruidas en decenas de bibliotecas públicas en Tokio, la capital japonesa.

La donación se efectuó este jueves a través de la embajada israelí en Tokio y los ejemplares serán repartidos entre las bibliotecas capitalinas donde se encontraron destruidas más de 300 copias del libro escrito por una niña judía que vivió durante el Holocausto.

Durante al acto de entrega, el jefe adjunto de la embajada israelí, Peleg Lewi, aseguró que la destrucción de los ejemplares es un acto de vandalismo único que "no representa el sentir de los japoneses, por lo que no afectará la larga amistad entre los dos países".

"El pueblo israelí primero se conmocionó al saber de la destrucción, pero es vandalismo", sostuvo el diplomático al hacer entrega de la donación en la biblioteca pública del distrito tokiota de Suginami, la más afectada con 171 ejemplares destruidos.

Lewi entregó además tres libros relacionados con la vida de Ana Frank como muestra de solidaridad y amistad entre Israel y Japón, pero afirmó que "El Diario de Ana Frank" representa un mensaje de tolerancia entre las personas.

Asimismo expresó su plena confianza en que las autoridades japonesas llevarán a los responsables de estos "actos cobardes" ante la justicia, de acuerdo con reportes del diario israelí Haaretz, en su edición electrónica.

El alcalde de Suginami, Ryo Tanaka, presente en el evento, sostuvo que este incidente debe ser una lección para los japoneses que no son conscientes del Holocauto y para quienes sí saben de los hechos horribles de racismo ocurridos en la historia.

"Espero que con estos hechos nuestra gente tenga la oportunidad de reflexionar sobre la preciosidad de la paz", dijo Tanaka.

La destrucción de más de 300 ejemplares en las bibliotecas públicas de Tokio fue denunciado por sus directivos ante la policía la semana pasada, y de inmediato las autoridades establecieron un grupo de trabajo para investigar los hechos.

Ana Frank escribió su diario durante los dos años en que ella y su familia se escondieron de los nazis durante la Segunda Guerra Mundial, hasta que fue descubierta y llevada a un campo de concentración donde murió en 1945. Su padre sobrevivió y publicó sus memorias.