Destaca reporte de EUA represión en Venezuela y Cuba

La evaluación anual de Estados Unidos sobre el estado de los derechos humanos destacó que en Venezuela se sigue reprimiendo a disidentes a través de la fuerza y que en Cuba se reducen los derechos ciudadanos a través de la intimidación.

En su Reporte sobre Derechos Humanos 2013, el Departamento de Estado destacó que en Venezuela "el gobierno uso Poder Judicial para intimidar y selectivamente procesar criminalmente a líderes políticos, sindicales, empresariales, y de la sociedad civil que fueron críticos de las políticas o acciones gubernamentales".

Resaltó que el gobierno del presidente Nicolás Maduro no ha respetado la independencia judicial "no permite a los jueces actuar de acuerdo con la ley sin miedo a represalias".

El secretario de Estado, John Kerry al presentar el reporte indicó que éste habla a nombre de los que defiende los derechos universales y de aquellos que les han sido suprimidos.

"Así lo haremos en Venezuela, donde el gobierno ha confrontado a manifestantes pacíficos desplegando vigilante armados, encarcelando estudiantes y limitando severamente las libertades de expresión y asamblea", remarcó.

Kerry señaló que la solución a los problemas en Venezuela no se van a encontrar a través de la violencia sino por el diálogo con todos los venezolanos en un clima de mutuo respeto, dijo.

Según el informe, el gobierno de Maduro acosó e intimidó a propietarios de estaciones de televisión privadas y de otros medios de comunicación, y periodistas durante el último año a través de amenazas, multas, confiscación de propiedad, regulaciones específicas, arrestos y acusaciones criminales.

El reporte sobre derechos humanos es preparado con información compilada por embajadas, consulados y personal del Departamento de Estado de Estados Unidos alrededor del mundo.

Agregó que Organizaciones No Gubernamentales (ONGs), los medios de comunicación y en algunos casos el gobierno mismo, han reportados homicidios ilegales, asesinatos sumarios por parte de elementos policiales, tortura y otros tratamientos "inhumanos y degradantes".

Resaltó que condiciones amenazantes para la vida en las prisiones y la falta del derecho al debido proceso han contribuido a la propagación de violencia, motines, heridos y muertes en las cárceles.

Asimismo anotó otras violaciones a los derechos humanos que incluyen corrupción e impunidad en las fuerzas policiales, inadecuada detención en centros juveniles, existencia de prisioneros políticos, interferencia con los derechos de privacidad y corrupción a todos los niveles de gobierno, entre otros.

Indicó que el gobierno en algunas ocasiones tomó medidas para castigar a funcionarios de bajo nivel que cometieron abusos, sin embargo anotó que se realizaron pocas investigaciones y encausamientos a funcionarios de alto nivel por presuntas acusaciones de corrupción y abusos.

Sobre Cuba apuntó que el liderazgo nacional mantuvo el control sobre las fuerzas de seguridad que cometieron abusos en contra de los derechos civiles de activistas y otros ciudadanos.

Recordó que en enero del 2013, el gobierno de Raúl Castro levantó restricciones de viaje que prohibían a los cubanos dejar la isla, pero destacó que "esas reformas no fueron aplicadas universalmente".

Indicó que las autoridades negaron solicitudes de pasaporte a ciertas figuras de la oposición o las acosaron a su regreso al país.

Apuntó que entre los principales abusos a los derechos humanos se incluyen la reducción de los derechos a los ciudadanos para cambiar el gobierno y el uso de amenazas por parte de autoridades gubernamentales, violencia física extrajudicial e intimidación.

"El gobierno no respetó la libertad de expresión, restringió severamente el acceso al Internet y mantuvo el monopolio de los medios de comunicación". También mantuvo restricción a las libertades académicas, religiosas y a reconocer la independencia y legalidad de grupos de derechos humanos.

El reporte destaca que el gobierno de Raúl Castro continúa con la prohibición para formar sindicatos independientes.