Obispo Arizmendi exhorta a legisladores a defender la familia

El obispo de San Cristóbal de las Casas, Felipe Arizmendi Esquivel, exhortó a los legisladores a defender y promover a la familia, ante el debate sobre el "matrimonio igualitario" en Chiapas.

Tal "como Dios la estableció, como la misma naturaleza la determina, física y psíquicamente entre un hombre y una mujer, mayores de edad, conscientes de su compromiso de amarse en forma estable y definitiva, abiertos a la vida de nuevos seres".

A través de un mensaje difundido por la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), pidió a los diputados y senadores que "no sean destructores de la sociedad; que no se dejen contagiar por corrientes dizque modernas que aceleran el deterioro social".

De cara al Día de la Familia, que en México se celebra el primer domingo de marzo, Arizmendi Esquivel sugirió a los católicos intentar hablar con el legislador a quien le dieron su voto, para que tome en cuenta esta defensa.

Asimismo invitó a presbiterianos, bautistas, mormones, nazarenos y cristianos en general a que "unamos esfuerzos para proteger y cuidar la familia, que es el mayor bien de nuestro pueblo. Y hay que empezar por valorar la propia, viviendo en armonía, en diálogo, en perdón, en gratitud, en fidelidad".

El prelado dejó claro que "la Iglesia no es enemiga de la libertad porque Dios no lo es. Si dos personas del mismo sexo quieren cohabitar, no hace falta cambiar las leyes para que se les considere un matrimonio igual que los otros".

El obispo de San Cristóbal comentó que la mayoría de los delincuentes proceden de hogares no bien establecidos, por ausencia de un padre trabajador y honesto, o por falta de armonía familiar.

"La familia bien formada, donde hay amor, respeto y ayuda mutua es la mejor protectora de la paz social. Destruir la familia es dañar a la sociedad", sentenció.

En este marco, refirió el interés del papa Francisco por el bien de la sociedad, que ha convocado a varias reuniones para analizar la situación actual de la familia y señalar pautas hacia una mejor pastoral. "Nos envió un cuestionario, con muchas preguntas, para conocer mejor la realidad mundial sobre este asunto".

"Se ve que le preocupa mucho la familia y quiere que todos en la Iglesia hagamos lo que nos corresponde para protegerla y promoverla", afirmó monseñor Arizmendi.

Destacó que en días pasados el pontífice recordó a los cardenales la postura tradicional de la Iglesia: "El creador ha bendecido desde el principio al hombre y a la mujer para que fueran fecundos y se multiplicaran sobre la tierra; así, la familia representa en el mundo como un reflejo de Dios, uno y trino".

Lamentablemente "hoy la familia es despreciada, es maltratada, y lo que se nos pide es reconocer lo bello, auténtico y bueno que es formar una familia, ser familia hoy; lo indispensable que es esto para la vida del mundo, para el futuro de la humanidad".