Narración oral, literatura y entretenimiento en "Tiempo de contar"

A partir del sábado 1 de marzo y durante todos los fines de semana del mes, niñas y niños podrán acercarse a la literatura infantil gracias a la magia de las narraciones orales que ofrecerá "Tiempo de contar".

Organizado por Alas y Raíces, este ciclo está abierto a todos los niños mexicanos interesados en el arte, en sedes como la Galería José María Velasco, la Fundación Renacimiento y el Museo Mural Diego Rivera.

El 1 de marzo, en la Galería José María Velasco se podrán escuchar "Cuentos para niños llorones y que no se quieren bañar".

En esta oportunidad, Luis Esteban Galicia mostrará que los cuentos también sirven para reconocer miedos y trabajar para encontrar una solución a las angustias.

La segunda sesión se realizará en la Fundación Renacimiento el sábado 8 de marzo, cuando Vivianne Thirion relate cuentos para celebrar la primavera y lo femenino, haciendo uso de diversos temas, bajo el título de "Colocuentos".

"Tiempo de contar" continúa el sábado 22 de marzo en la Fundación Renacimiento con la participación del narrador Benjamín Briseño, quien contará "Cuentos de los hijos y sus papás...".

Con estas historias el público podrá escuchar relatos en los que los padres son vistos a través de la mirada curiosa de sus hijos, y a veces se pueden encontrar sabios admirables, maestros severos u hombres ejemplares, pero siempre humanos únicos.

"Tiempo de contar" finalizará el domingo 30 de marzo con la función "Historias para cazadores de sueños", en el Museo Mural Diego Rivera. En esta sesión, Julieta Alegre Tapia relatará cuentos sobre barcos que naufragan y regresan, de llaves misteriosas, princesas aburridas y avecillas que buscan una mamá.

Alas y Raíces es un programa abierto a todos los niños mexicanos interesados en el arte, porque el arte es fundamental para la exploración y el desarrollo integral de todos.

Las actividades y proyectos se insertan en un marco de trabajo que privilegia la participación de niños y jóvenes en la sociedad, no sólo como públicos, sino como ciudadanos y sujetos generadores de cultura.