Absuelven a expresidente alemán de corrupción y abuso de poder

El expresidente de Alemania, Christian Wulff, fue absuelto hoy por el Tribunal de Hannover por falta de pruebas de los cargos de corrupción y abuso del cargo público.

El político demócrata cristiano es el único presidente alemán al que se le ha retirado la inmunidad aún en funciones y es también el único que ocupando ese cargo fue sometido a juicio por un tribunal judicial.

Wulff reaccionó con satisfacción al fallo y declaró: "Se impuso el derecho, ahora puedo dedicarme al futuro". El abogado del político, Michael Nagel, dijo que la decisión del Tribunal se podía calificar de ser una satisfacción pública para el expresidente.

Sin embargo, la Fiscalía de Hannover refirió que las recriminaciones de posible corrupción no han quedado completamente refutadas, mientras el fiscal superior del Tribunal de Hannover, Clemens Eimterbäumer, demandó que el registro de pruebas de corrupción todavía no concluya.

La Fiscalía de Hannover declaró que en los próximos días decidirá si interpone recurso contra la sentencia que dictó el Tribunal. En términos de jurisprudencia, ese recurso debe ser interpuesto en la semana después de la declaración de la sentencia.

El caso Wulff inició a fines del 2011, cuando trascendió con fuerza a la prensa que el jefe de Estado había amenazado telefónicamente al diario Bild.

Las supuestas amenazan eran por hacerle la "guerra" si se atrevía a publicar el reportaje sobre el financiamiento de su casa sin haber informado al parlamento de Hannover la procedencia del dinero.

Esas declaraciones del entonces presidente quedaron grabadas porque dejó el mensaje en la contestadora del teléfono del director de Bild.

En un país donde la libertad de prensa y de expresión pertenecen a los valores mas altos del país, el que quedó en la mira de la prensa y la opinión pública fue él mismo.

El crédito tuvo lugar cuando Wulff era gobernador de Baja Sajonia, cuya capital es Hannover.

En el reportaje de Bild quedó expuesto el hecho de que una pareja de millonarios alemanes le prestaron dinero en forma privada al entonces gobernador cuando éste se divorció de su primera esposa para casarse con la segunda.

No declaró lo anterior al parlamento de Hannover, a pesar de que la ley así lo estipula.

La lista de reproches contra el ex jefe de Estado fueron en aumento conforme pasaban los días.

La Fiscalía de Hannover le retiró la inmunidad al aún presidente de Alemania en febrero de 2012, por lo que éste se vio obligado a presentar su renuncia al día siguiente. Desde entonces su caso se convirtió en uno de los más discutidos en la opinión pública del país.

Surgieron entonces sospechas de corrupción, en el sentido de obtener favores de empresarios y pagarlos con el otorgamiento de licitaciones de encargos públicos.

En el transcurso de esos dos años, sin embargo, quedaron de manifiesto muchas situaciones en las que el entonces mandatario se hizo de beneficios que no van con el cargo como vacaciones pagadas por amigos.

Además, volar en una clase mejor sin pagar el costo de la categoría en ellos y cuentas de hotel saldadas por conocidos adinerados, ya que era el círculo que le gustaba frecuentar.

El semanario alemán Spiegel resumió en esos días el caso con un titular en su primera página en la que se veía a Wulff de espaldas, en actitud de irse, y con el calificativo: "El Gorrón".

La interrogante de en qué medida podrá el político demócrata cristiano de 54 años volver a la política permanece abierta por el momento.