Nuevo libro de Sidharta Ochoa reflexiona sobre los límites de una idea

Entre los senderos de la ficción y la teoría, la escritora mexicana Sidharta Ochoa realiza en su nuevo libro "Historia de las feminazis en América", una crítica y parodia a diversas corrientes ideológicas.

En entrevista telefónica con Notimex, Sidharta Ochoa explicó que se trata de 16 cuentos en los que aborda los límites de una idea y crítica diversas corrientes de pensamiento, pues el cuento le parece un género donde se puede experimentar más en términos literarios.

Con la intención de realizar una sátira literaria y caricaturizar a personajes que poco tienen que ver con la idea feminista de Ochoa, la autora explicó que el objetivo en algunos de sus cuentos era resignificar el concepto de la mujer intelectual poco femenina, entendido desde el punto de vista occidental.

El título de la obra deviene del cuento incluido en el libro, "Lo que más me gusta es rascarme las tetas o ésta ya es una historia de las feminazis en América", el cual critica a la academia norteamericana y realiza un homenaje a Jorge Bolaños. A decir de la autora, provocó diversas reacciones.

"Ha sido una tanto polémico, sobre todo para algunas feministas y teóricas. Al principio, hubo reacciones un poco violentas. Después se dieron cuenta que no es un libro conservador, no es un libro que hable mal de las feministas sino que es una parodia", comentó

A lo largo de la publicación, con prólogo de Edgar Krauss, la autora explora temas como la búsqueda del padre, la frontera, el feminismo, el arte, las dictaduras de derecha y las ideologías de izquierda.

En algunos de los cuentos que reúne el libro como "El árbol muerto", "Las notas al pie" y "Lo que más me gusta es rascarme las tetas o ésta ya es una historia de las feminazis en América", Ochoa enfatizó en la continuación de los personajes que aparecen en su primer libro.

Mientras que en otros como "Saludar a mi padre", "Coleccionista de faisanes", "Fitzcarraldo, el padre", opinó que es notoria la presencia de personajes masculinos y la búsqueda del progenitor.

En otros cuentos, dijo, realiza una crítica a las creencias de dictaduras y a la idea de la libertad del hombre, que en ocasiones se vuelve una prisión.

Sobre el cruce teórico y literario dentro de los cuentos de "Historia de las feminazis en América", Ochoa, quien reside en Tecate, Baja California, explicó que la literatura debe apoyarse de la teoría para llegar a otros lugares.

"Cuando sólo se narra una historia, se trata de periodismo. En cambio, la literatura puede aspirar a llegar a otros lugares formalmente. Yo me apoyo de la teoría para llegar a esos lugares, lo tomo como un elemento para construir la ficción", apuntó.

Al residir cercar de la frontera con Estados Unidos, comentó que a diferencias de sus otras dos publicaciones, intentó eliminar el "spanglish" de su escritura para adoptar lo que llama "español neutro".

"Se maneja así en la cultura fronteriza, que es una cultura de choque, implica vivir con esas formas de contrabando cultural. Este choque es un encontronazo con la realidad de los migrantes; eso ha determinado todo lo que soy", expresó.

Dijo que crecer cerca del "muro fronterizo" otorga una idea de control y vigilancia, misma que plasma en uno de sus cuentos. "Viene un poco la idea de los norteamericanos siempre vigilando a los que están al sur pero ¿qué pasaría si nosotros empezáramos a vigilarlos a ellos?".

Sobre sus referencias en términos literarios, la escritora manifestó su admiración por Jorge Luis Borges (1899-1986) y su intención sobre seguir su estilo al realizar cuentos.

El volumen "Historia de las feminazis en América" será presentado en la Ciudad de México el próximo 14 de marzo en la Capilla Alfonsina del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), con la presencia de Edgar Krauss, entre otros invitados.

De los próximos proyectos que prepara Sidharta Ochoa destaca un libro de ensayo de literatura contemporánea, en el que aparecen personajes como Ernest Hemingway, Marguerite Duras y David Wallace.