Cofepris incauta alcohol etílico en empresa de Guanajuato

Por incumplimiento del control y registro de la producción y venta de etanol, que se llega a utilizar en el mercado ilegal para adulterar bebidas alcohólicas, la Cofepris aseguró 29 mil litros de alcohol etílico en Irapuato, Guanajuato.

El aseguramiento, concretado en la empresa "Alcoholera del Centro", forma parte de las acciones de inspección iniciadas por la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) en distribuidoras de alcohol etílico de Guanajuato y Jalisco.

Dicha estrategia tiene la finalidad de verificar el cumplimiento del Acuerdo del Consejo de Salubridad General que establece medidas de control y trazabilidad para la venta y producción del etanol, explicó el organismo federal en un comunicado.

Detalló que la alcoholera de Irapuato no mostró a los verificadores federales los mecanismos de trazabilidad del alcohol etílico a los que está obligada, por lo que se procedió al aseguramiento del producto y se recopilaron datos de clientes y proveedores para efectuar inspecciones adicionales.

Mientras que en el caso de la inspección en Jalisco, informó que visitó la "Comercializadora Jiquilpan", donde se observó que cuentan con registro actualizado de producción y venta de alcohol etílico, sin embargo, advirtió que la vigilancia se extenderá a proveedores y clientes.

Recordó que el Acuerdo del Consejo de Salubridad General en materia de alcohol se publicó en el Diario Oficial de la Federación el 6 de enero pasado y su objetivo principal es reducir el desvío de alcohol etílico al mercado ilegal, donde se utiliza para adulterar bebidas alcohólicas y prevenir riesgos a la salud humana.

La Cofepris subrayó que con esas nuevas disposiciones queda prohibida la venta a granel al consumidor final de cualquier tipo de alcohol etílico, sea éste desnaturalizado o sin desnaturalizar, así como el metanol, y solamente podrá venderse, suministrarse, distribuirse, comercializarse o expenderse etanol previamente envasado.

En cuanto a la venta en farmacias, boticas o droguerías de alcohol etílico desnaturalizado, refirió que será exclusiva para el consumidor final sólo en presentaciones no mayores a un litro, en tanto que para uso en las unidades de atención médica sólo podrá enajenarse o comercializarse de uno a 20 litros.

El organismo agregó que la reducción del impacto del alcohol ilícito en la salud es una de las medidas recomendadas por la Organización Mundial de la Salud.

Enfatizó que se ha comprobado que el consumo de bebidas adulteradas con la sustancias referidas puede provocar desde dolor de cabeza, vómito, irritación de membranas mucosas, hasta daños al sistema nervioso central, hígado, riñones y ceguera.

Resaltó que el Acuerdo precisa que si bien el etanol y el alcohol etílico se usan como materiales de curación por sus características antisépticas y germicidas, su poder adictivo y su toxicidad puede convertirlos en un riesgo a la salud, por lo que es indispensable regular el volumen y los lugares de venta al público en general.