Frente Auténtico del Campo exige incluir su agenda en reforma rural

Integrantes de las seis organizaciones campesinas del Frente Auténtico del Campo (FAC) condicionaron su participación a las mesas de diálogo que iniciarán el 5 de marzo para la elaboración de disposiciones y reformas legales a la Reforma del Campo.

Indicaron que la condicionante para asistir el 5 de marzo a la ciudad de Colima, donde se llevarán a cabo estas mesas de diálogo, es que se integren a la agenda de discusión los 10 puntos de que consta la propuesta del FAC.

En conferencia de prensa, el dirigente nacional de la Coordinadora Plan de Ayala (CNPA), José Narro Céspedes, destacó que en una reunión con funcionarios del gobierno federal, el FAC presentó su postura, misma que se entregó ayer por escrito y donde se establecen las condiciones para acudir al diálogo.

En este caso, dijo, "no iríamos a una reforma donde se plantee el cambio de régimen de propiedad de tierra y del agua, ante una estrategia de privatización tanto de la tierra como del agua".

Además, agregó, "no se iría a un diálogo con el gobierno federal si sus pretensiones son las de cambiar el régimen de propiedad para buscar desmantelar la propiedad social de la tierra y del agua como lo señala el Artículo 27 de la Constitución".

Planteó que entre los puntos más importantes está la reorientación del Presupuesto de Egresos de la Federación, que permita que entre 80 y 90 por ciento del presupuesto sea para beneficiar a los productores más pequeños, a los que tienen menos de 10 o cinco hectáreas.

Asimismo, dijo, debe hacerse el compromiso de fortalecer y hacer viable la soberanía alimentaria, "apoyando a los agricultores, a la agricultura campesina y a este sector importante del campo que prácticamente ahora se encuentra en el abandono".

Otro punto importante es que haya una verdadera banca de desarrollo rural, la cual no existe, sostuvo, porque menos del uno por ciento de los productores agropecuarios son los que reciben crédito y no hay apoyos por parte del gobierno a este sector.

Otro tema más que debe entrar a la agenda de diálogo es el de la regulación del mercado, donde había habido compromisos importantes para la comercialización e importación de algunos productos para disminuir la oferta y que se pudiera buscar un mejor precio para los productores, lo que no se ha cumplido.