Con dos balones se jugó la final en Uruguay 1930

Cómo fue aquella primera Copa del Mundo Uruguay 1930 que la final se jugó con dos balones, uno que presentaron los finalmente campeones charrúas y el otro del finalista Argentina.

Los primeros 45 minutos se desarrollaron con el esférico de los pamperos y el segundo periodo con el de los anfitriones, ambos diferentes. Uno de ellos el "Súper T", formado por 12 gajos en forma de la letra "T", y el otro con el mismo número de gajos rectangulares.

Fueron iguales al ser de cuero, con una vejiga de hule inflable que llenaba de aire a todo pulmón una persona especializada para hinchar dicho esférico.

Eran cosidos a mano y ambos tenían una abertura por donde se internaba la vejiga de hule y se cerraba; el "Súper T" mediante seis ojales en cada lado y el otro con cinco mediante una correa del mismo cuero.

Dichos balones perdían su redondez y era tan dura su costura que algunos jugadores disputaron la final con boina para disminuir un poco el dolor del impacto en la cabeza, como lo hicieron el portero y un defensa argentino.