Pide Eurocámara a UE tipificar como delito compra servicios sexuales

El Parlamento Europeo (PE) pidió hoy a la Unión Europea tipificar como delito la compra de servicios sexuales en lugar de castigar a las personas que ejercen la prostitución.

En un informe sobre la prostitución en la mancomunidad, los diputados sostienen que la crisis económica ha aumentado el número de mujeres y menores que se ven obligadas a ejercer la prostitución.

En ese contexto, piden a las autoridades nacionales que deroguen las leyes represivas contra esas personas y, en cambio, les ayuden a encontrar maneras alternativas de ganarse la vida y elaboren programas para ayudarlas a abandonar la profesión si así lo desean.

"Necesitamos un enfoque específico para la prostitución, que castigue a los hombres que tratan el cuerpo de la mujer como una mercancía, sin criminalizar a las personas que se ven abocadas al trabajo sexual", declaró la ponente del texto, la laborista británica Mary Honeyball.

El texto aprobado afirma que "deben respetarse la salud y los derechos sexuales y reproductivos de todas las mujeres, incluido el derecho a disponer de su cuerpo y a una sexualidad libre de coacción, discriminación y violencia".

Aún así, admite que "considerar la prostitución como un trabajo sexual legal, despenalizar la industria del sexo en general y legalizar el proxenetismo no es la solución para proteger a las mujeres y a las menores de la violencia y explotación, sino que produce el efecto contrario".

Según el PE, entre 80 y 95 por ciento de las personas que se prostituyen ha sufrido alguna forma de violencia -como violación, incesto o pedofilia- antes de empezar a ejercer la prostitución.

Al mismo tiempo, 62 por ciento ha sufrido una violación y 68 por ciento sufre trastornos de estrés postraumático.