Rocato Bablot comparte con público del la FILPM sus recientes obras

La pasión y dedicación del escritor Rocato Bablot fueron destacadas anoche en la presentación de sus libros "Café mis dos luzeros" y "Las Revueltas de Pepe", realizada en el séptimo día de actividades de la XXXV Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería (FILPM).

En la presentación, llevada a cabo en el Pabellón de Morelos, estado invitado, el autor mencionó que el primero de estos libros, el cual creó con gran intensidad, es una novela que varió en su contenido, pues desde el inicio de su escritura, en 2010, atravesó por diversas circunstancias.

"La novela iba en otra dirección, la obra se circunscribía solamente a la República Mexicana, pero cuando se me atravesó el Movimiento por la Paz, del que fui vocero y después de muchas batallas con mi salud y emociones, me volví a sentar tratando de meterme nuevamente en la novela", platicó el escritor.

Abundó que antes de tomarse una pausa, el personaje de su obra "Federico" le dijo "hay que irnos por otros lares", en ese momento llevaba escritas 163 páginas y dos párrafos, equivalente al 15 o 20 por ciento.

"Me volví esquizofrénico, me metí, me encerré y empecé a escribir, entonces estuve como nueve meses muy clavado en la novela, pensando, comiendo, transpirando y enajenándome, entonces este es un producto muy querido y ha circulado muy bien", refirió Bablot del momento en que retomó esta novela.

"Café mis dos luzeros" es una novela crónica que se desarrolla de 1961 a 2010, tiempo equivalente a toda una vida y que aborda desde la música como el tango, el chachá y el rock, así como desde hechos políticos e históricos y de la farándula.

En su oportunidad, Gilda Cruz Revueltas, nieta de José Revueltas (1914-1976), comentó que en el libro "Las Revueltas de Pepe", el autor explora lo sicológico, lo lúdico, lo poético, lo político y hasta lo espiritual del escritor, guionista, activista político y teórico marxista mexicano que fue Revueltas.

"Este libro revive a José Revueltas a través de obligar al lector a convertirse en el personaje. Con sus claros-oscuros, con sus pasiones, con el compromiso por sus ideales, con sus aficiones literarias, logra hacerlo real y entrañable", explicó Cruz Revueltas.

Asimismo, recordó que Rocato la empujó a escribir un testimonio de su relación con su abuelo. "No fue precisamente un hombre de familia, pero los pocos momentos que conviví con él fueron decisivos en mi vida, tenía 11 años cuando fui a visitarlo a Lecumberri", compartió.

Apuntó que este libro es un retrato novedoso de José Revueltas, y parafraseando a Martín Dozal destacó que "Pepe no ha muerto, andaba de parranda", pues acaba de reaparecer en este libro.