Avanza con lentitud entrega de tierras ociosas en Cuba

La entrega de tierras ociosas en usufructo en Cuba avanza a paso lento y solo 32 por ciento de la superficie agrícola total de la isla está cultivado, reconoció un funcionario estatal.

Pedro Olivera Gutiérrez, director del Centro Nacional de Control de la Tierra, del Ministerio de la Agricultura (MINAG), informó que más de 170 mil cubanos explotan en usufructo cerca de un millón 540 mil hectáreas dadas desde 2008.

Cuba posee un fondo de área con interés agrícola superior a los seis millones 400 mil hectáreas.

Los terrenos concedidos estaban abandonados por empresas estatales, en un país que importa 80 por ciento de sus alimentos, con una factura anual desde mil 500 a mil 800 millones de dólares.

Olivera Gutiérrez ofreció los datos durante el programa radiotelevisivo Mesa Redonda, y señaló que aun quedan unas 500 mil hectáreas por distribuir entre los agricultores privados y cooperativistas.

El plan de tierras en usufructo, una de las principales medidas del presidente Raúl Castro para "actualizar" el ineficiente modelo económico, enfrenta resistencias por parte de funcionarios estatales, se quejó el funcionario.

Los burócratas obstaculizadores de la marcha del programa, quizá una de las principales reformas "raulistas", eluden en la mayoría de los casos declarar los terrenos ociosos y entregarlos a los beneficiarios.

Olivera Gutiérrez explicó que más de la mitad de los campos cedidos son para la explotación ganadera, la tercera parte para diversos cultivos como tubérculos, hortalizas, frutales y granos, y el resto para tabaco, arroz y café.

El funcionario también acusó a los nuevos productores de "falta de empeño, control y dedicación" en la aplicación de las medidas relacionadas con el uso y tenencia de la tierra, pero dijo que en pocos años se verán resultados.

En un reciente informe, la estatal Oficina Nacional de Estadísticas (ONE) reveló una caída de 7.8 por ciento en la producción agrícola en los primeros tres meses de 2013.

Según la ONE, los cultivos más afectados por el decrecimiento son los tubérculos, el plátano, los cítricos y el maíz. También disminuye la producción de huevos y leche.