En curso reestructuración del Centro de Iniciación Musical de Oaxaca

Con la intención de contar con la infraestructura adecuada para la enseñanza instrumental, se lleva a cabo la reestructuración del Centro de Iniciación Musical de Oaxaca (CIMO), que se prevé concluya a principios de 2015.

El proyecto, para el cual se invertirán 86 millones de pesos, incluye la construcción de áreas especiales con requerimientos técnicos específicos para cada instrumento, informó en un comunicado el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta).

César Delgado Martínez, director del CIMO, explicó que no se contaba con un espacio adecuado y con las características profesionales que se requerían, por lo que a partir de 2011 se comenzó a idear la reestructuración para crear un nuevo recinto que albergue el centro.

Las nuevas instalaciones albergarán 15 aulas, seis cubículos y dos salones para piano; el área académica tendrá un archivo, centro de cómputo, fonoteca, biblioteca, archivo musical y un auditorio con capacidad para 300 personas, para que los alumnos lleven a cabo presentaciones.

El edificio también contará con aislamiento acústico certificado en cada salón, además de características especiales como captación de luz solar y techados verdes.

El CIMO surgió con la creación de la Orquesta Infantil de Oaxaca, en 1986, en aquel entonces tomó como sede los pasillos del Museo de Oaxaca, luego se abrieron otras cuatro sedes hasta llegar al edificio que ocupa actualmente, y ante la reestructuración, un total de 180 alumnos se encuentran en un lugar provisional.

Delgado manifestó que ex alumnos del centro educativo se han incorporado a importantes agrupaciones como la Orquesta Sinfónica Nacional y han sido ganadores de diversos concursos nacionales e internacionales.

El programa educativo del centro se divide en dos ejes: el teórico, con materias como solfeo, apreciación musical, armonía, historia de la música, entre otras; y la parte práctica, con la enseñanza de instrumentos como violín, viola, violonchelo, contrabajo, flauta, oboe, clarinete, fagot, saxofón, corno, trompeta, trombón, tuba, percusiones, piano y guitarra.

La institución recibe niños de seis años hasta adultos de 20, en sus aulas se han formado más de cuatro mil músicos, consolidándose como un eje fundamental en la construcción de un conservatorio musical en el sureste mexicano.

"Estamos formando a los niños y los jóvenes en la educación musical y esperamos que muy pronto veamos nacer, en Oaxaca, el conservatorio", puntualizó el director.