Simplifica UE reglas para confiscar bienes de actividades criminales

El Parlamento Europeo (PE) dio hoy luz verde a un nuevo conjunto de reglas que tornará más fácil para los gobiernos de la Unión Europea (UE) confiscar bienes procedentes de actividades criminales.

Las autoridades nacionales pasarán a tener el derecho de proceder a la confiscación tras toda condena final de un acusado e incluso si la persona se encuentra enferma o ausente en el juicio.

Se podrán confiscar, igualmente, bienes adquiridos a través de actividades de corrupción activa o pasiva en el sector privado o que impliquen a funcionarios de las instituciones de la UE o de sus países miembros.

La autorización incluye, además, los bienes adquiridos gracias a la participación en una organización criminal, a la pornografía infantil o a crímenes cometidos en internet.

Las nuevas reglas permiten a las autoridades nacionales hacerse con los bienes adquiridos por un ciudadano común a un criminal, desde que se compruebe que el propietario del bien "sabía o debería saber que su transferencia o adquisición tenía por objetivo evitar la confiscación".

En la actualidad, menos de 1.0 por ciento de los beneficios generados en la UE por el tráfico de drogas o de armas, el contrabando o la trata de blancas son congelados y confiscados una vez que se destapan los crímenes.

Para la Eurocámara, la recuperación de esos bienes es un paso esencial para reducir dichos crímenes.

"Es intolerable enviar algunos criminales a la prisión mientras se permite que el dinero sucio siga en circulación", argumentó la diputada conservadora Mónica Luisa Macovei, relatora de la propuesta en el PE.

Los cambios en la legislación deberán ser ratificados por el Consejo Europeo en los próximos días y, a partir de entonces, los gobiernos nacionales tendrán un plazo de 30 meses para incorporarlos.

Como próximo paso, el texto aprobado por la Eurocámara también urge a los 28 Estados miembros a estudiar medidas para permitir que los bienes confiscados a criminales sean utilizados en el interés público.