Inquieta en Europa racismo e intolerancia de Alemania

El Consejo de Europa tiene inquietud por el racismo y la intolerancia en Alemania, y considera que debería hacer más contra la discriminación a las minorías.

El Comité del Consejo de Europa contra el Racismo y la Intolerancia, elaboró un informe que recoge el semanario Spiegel este martes antes de que se diera a conocer en Estrasburgo, sede del organismo.

Alemania maneja esos temas de manera preocupante, por ejemplo no ha firmado el Protocolo Número 12 de la Convención Europea de los Derechos Humanos.

Las autoridades alemanas argumentan diferencias de ese documento con la legislación alemana, pero en la práctica significa que la nacionalidad es un criterio para excluir a personas de las prestaciones sociales.

Otro punto es que los motivos racistas están excluidos del Código Penal como agravantes. En 2008 y 2012, el Bundesrat, órgano complementario del parlamento, bloqueó esas iniciativas.

El Consejo también indica en el documento que en una revisión de 120 casos en los que hubo motivos racistas para cometer un determinado delito, se encontró que solo en 16 de 79 veredictos y penas de prisión se mencionó esa motivación.

También cita que "la incitación al odio" tiene un alto grado de libertad penal, y la Ley de la Igualdad de Trato a todas las personas, no menciona en forma explícita los criterios de idioma y nacionalidad, que son usados a veces como razones de discriminación.

Añade que la policía puede efectuar controles de identidad sin sospecha de delito, lo que opina que fomenta las prácticas discriminatorias como la prueba de Perfil Racial, que pide sea expresamente prohibida.

Otro punto es que el concepto de racismo está interpretado de forma muy estrecha, y es vinculado solo a determinados grupos.

El carácter racista y en especial xenófobo todavía no han sido lo suficiente aclarados en el debate público en Alemania, puntualiza.

También incluye que sigue habiendo una considerable discriminación contra homosexuales, bisexuales y transgénero, mientras en las escuelas existe un alto grado de homofobia, sin que haya una estrategia federal que aclare esos temas y estipule tolerancia.

Los puntos positivos en los que Alemania ha avanzado, de acuerdo al reporte, son las medidas preventivas dirigidas a la gente joven sobre los peligros del neonazismo y de las organizaciones de extrema derecha.

También el nuevo intento de prohibir el Partido Nacional de Alemania (NPD), abiertamente catalogado como neonazi.

El Plan de Acción Nacional para la Integración (de extranjeros) fue mejorado y ahora incluye el fomento a los hijos de familias de migrantes que viven en Alemania.

Otro punto positivo es que el Tribunal Constitucional mejoró la situación legal de homosexuales, bisexuales y transgénero.