IFE sin facultad jurídica para conocer queja contra Madero

El Consejo General del IFE aclaró que carece de facultades jurídicas para pronunciarse con respecto a la queja presentada por un militante panista contra su líder nacional, Gustavo Enrique Madero Muñoz, por presunta promoción personalizada.

En sesión extraordinaria, el pleno del Instituto Federal Electoral (IFE), aprobó con tres votos a favor y uno en contra (del consejero Lorenzo Córdova Vianello), el proyecto de resolución en el sentido de que el órgano electoral no podía conocer de la denuncia al tratarse de un asunto de la vida interna del Partido Acción Nacional (PAN).

Los consejeros consideraron que la autoridad competente para conocer del mismo es la Comisión Organizadora de las Elecciones del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del PAN.

Por ello, solicitaron sin mayor discusión del tema, remitir copias certificadas "de todo lo actuado en el presente expediente", para el efecto que en el ámbito de sus atribuciones determine lo que en derecho proceda.

El ciudadano Bernardo Óscar Basilio Sánchez, que en su carácter de militante del Partido Acción Nacional (PAN), presentó el pasado 13 de Febrero ante el IFE y a la Comisión, una queja contra el político chihuahuense por "un uso imparcial de recursos públicos y promoción personalizada".

Además, por "uso desproporcionado de los spots para promocionar su imagen personal para reelegirse en el cargo y actos anticipados de campaña".

Al respecto, el consejero Córdova Vianello, dijo que para que haya una promoción personalizada de un servidor público tiene que existir una condición de procedencia sine qua non.

Esto es, "que estemos hablando de un servidor público, sino estamos frente a un servidor público (en este caso Madero), resulta inaplicable la hipótesis del Artículo 134 Constitucional".

En este sentido, manifestó su amplio respaldo con el planteamiento del proyecto de resolución, pero presentó un voto particular, al resaltar que debía ser considerado el desechamiento de la queja por improcedencia y no por incompetencia.