Prevé FMI crecimiento en Panamá de más del 7.0 por ciento en 2014

El Fondo Monetario Internacional (FMI) prevé un crecimiento económico del 7.0 por ciento en 2014 para Panamá gracias a las "robustas" inversiones públicas y privadas que han contribuido a mantener al país como la economía de más crecimiento en la última década en América Latina.

"Nuestras proyecciones de base sobre el crecimiento son favorables, con riesgos equilibrados en términos generales", señaló Luca Antonio Ricci, quien encabezó la consulta económica anual conocida como Artículo IV.

Agregó que la inflación en Panamá está diminuyendo debido a la desaceleración de la inflación de precios de los alimentos y los combustibles a nivel internacional, pero aún es más alta que en los socios comerciales.

Destacó que el déficit en cuenta corriente sigue siendo considerable, pero continúa financiándose principalmente a partir de cuantiosas entradas de Inversión Extranjera Directa (IED).

El FMI subrayó que el desempeño económico de Panamá sigue siendo dinámico y agregó que en el último decenio se registró un crecimiento medio de 8.5 por ciento, el más alto en América Latina.

Sin embargo, advirtió sobre los riesgos a corto plazo que se derivarían de cambios en las condiciones comerciales y financieras a escala mundial, las presiones de sobrecalentamiento y el riesgo de que se produzcan nuevas demoras "importantes" en las obras de expansión del Canal.

"La normalización --y la consiguiente incertidumbre-- de la política monetaria en Estados Unidos puede dejar al descubierto factores de vulnerabilidad, reflejados, en las salidas de capitales", remarcó.

Subrayó otros riesgos externos vinculados a la "prolongada" desaceleración económica en los socios comerciales y a las persistentes dificultades de pago en Venezuela.

"Sin embargo, los sólidos fundamentos económicos internos y la capacidad para aplicar políticas fiscales anticíclicas amortiguarían el impacto de los shocks externos", agregó.

El organismo anotó la necesidad de una política fiscal más restrictiva a corto plazo que ayudaría a generar margen de maniobra para aplicar las políticas necesarias en caso de que se produzca un deterioro grave de la coyuntura interna o externa.

Asimismo señaló que los indicadores de resultados del sector bancario están en niveles saludables, los bancos siguen estando bien capitalizados y son líquidos y rentables.

Agregó que la ley promulgada este año que dispone la custodia de las acciones al portador y la publicación del Informe de evaluación sobre la lucha contra el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo, marcan adelantos hacia la mejora de la transparencia de los sectores empresarial y financiero.