Se entrega congresista estadunidense por cargos de corrupción

El senador estatal de California Ronald Calderón fue arrestado hoy, luego de entregarse de forma voluntaria por cargos de corrupción, reportaron autoridades federales estadunidenses.

Tras el arresto, el senador estatal por Montebello, de 56 años y que la semana pasada fue acusado de haber recibido cerca de cien mil dólares en sobornos, compareció ante un juez federal.

El legislador demócrata, que fue acusado de 24 cargos criminales, era investigado desde el año pasado por la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) por sobornos y corrupción, entre otros delitos.

Es acusado de haber pedido y recibido cerca de cien mil dólares de un hombre de negocios y de personas asociadas con un estudio de cine, que resultaron ser agentes encubiertos del FBI.

Entre las numerosas acusaciones a Calderón se le imputa haber usado su cargo de elección popular para obtener beneficios personales y para su hija, a cambio de impulsar reformas a la ley.

El legislador está acusado de fraude postal, fraude electrónico, fraude en servicios honestos, sobornos, conspiración de lavado de dinero y declaración falsa de impuestos.

El viernes pasado fue arrestado su hermano Thomas Calderón, ex miembro de la asamblea de California, acusado de siete cargos de lavado de dinero en relación con fraude de seguros de salud.

Thomas Calderón se entregó de forma voluntaria la mañana de este lunes tras ser notificado de la acusación, y se espera que sea instruido de los cargos esta misma tarde.

De ser hallado culpable de todos los cargos, Calderón podría ser sentenciado a 396 años en prisión y su hermano a 160 años.

En la acusación se indicó que Ron también recibió viajes en avión, cenas gourmet y viajes a campos de golf a cambio de actos oficiales y apoyo a una legislación favorable a los solicitantes.

La acusación alega que Ron Calderón intentó convencer a otros funcionarios públicos para apoyar y oponerse a la legislación.

Esto se suma al hecho de que meses atrás los agentes del FBI allanaron la oficina del legislador en Sacramento, debido a la preocupación que despertó entre las autoridades federales el "flujo de ingresos" de Calderón.

En junio pasado el FBI cateó las oficinas de la bancada latina de California en Los Ángeles y las oficinas de Calderón dentro del Capitolio de gobierno estatal en Sacramento.

El demócrata había sobresalido entre sus colegas por la alta cantidad de dinero que gasta, y también se ganó la reputación de aceptar todo tipo de regalos de parte de personas que tienen intereses en juego en la legislatura.