Termina Oliver Kahn con la tradición y un portero gana "Balón de Oro"

Aunque tuvo una mala actuación en la final de la Copa del Mundo Corea del Sur-Japón 2002 que le valió perder el título, el portero de la selección de Alemania, Oliver Kahn, fue reconocido con el "Balón de Oro" al mejor jugador del torneo.

Oliver Kahn tuvo una destacada labor tanto en la fase de grupos como en las siguientes rondas, pero en el encuentro por la corona ante Brasil nada pudo hacer para contener los embates del que resultaría campeón del orbe.

En la primera ronda Kahn solo recibió un gol, en el empate 1-1 con la República de Irlanda; en octavos de final, cuartos y semifinales, su portería estuvo intacta gracias a los triunfos 1-0 sobre Paraguay, Estados Unidos y Corea del Sur, de manera respectiva.

Ya en el choque por el trofeo, mantuvo en cero su arco por 67 minutos, hasta que apareció Ronaldo, quien aprovechó un yerro del guardameta germano para el 1-0, y 12 minutos después el mismo delantero marcó el tanto definitivo pese al lance de Oliver Kahn.

Kahn fue el reflejo de la derrota y la impotencia germana al término del encuentro, pero aun así se le otorgó dicho reconocimiento; Ronaldo se hizo del "Balón de Plata" pese a sus ocho goles y al título, y el de "Bronce" fue para el surcoreano Hong Myung-bo.