INAH restaura en Sonora templo jesuita del siglo XVII

El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) restauró la capilla misional histórica de San Ignacio de Loyola en el municipio de Onavas, una de las más antiguas que existen en Sonora.

El templo, que alberga arte sacro que data del siglo XVII, presentó graves daños y derrumbes en 2008 a consecuencia de las lluvias que provocó el huracán Hernán, expuso la delegación del Centro INAH en Sonora, a través de un comunicado.

Señaló que la restauración del monumento histórico es el reflejo del trabajo coordinado por los tres niveles de gobierno, instituciones educativas y la comunidad, bajo la coordinación del INAH.

Desde el 2008 se realizó la restauración con la participación de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) con el Programa de Empleo Temporal, del municipio de Onavas y la Universidad de Sonora a través de su programa de Arquitectura.

La relevancia histórica de la Misión de Nuestro Padre San Ignacio de Loyola, es uno de los conjuntos misionales jesuitas construidos en el siglo XVII por el misionero Diego de Vandersipe, acotó.

El templo comprende estructuras arquitectónicas fabricadas a base de bloques de adobe de tierra, tabique, viguería y piedra cantera, en las que destacan la sencillez y belleza de su construcción, refirió.

Asimismo, el delegado del INAH, José Luis Perea González expresó que "la impresionante cantidad de misiones que tenemos en el estado, su belleza arquitectónica, histórica y artística nos compromete a llevar a cabo proyectos como este en Onavas".

Señaló que la importancia de estos trabajos, no radica sólo en la restauración y conservación, sino en el papel que representan de identidad para las comunidades mismas.

Por su parte, la coordinadora del proyecto de restauración, Martha Robles, destacó la importancia del rescate del patrimonio misional, bajo un esquema de cooperación de autoridades, instituciones educativas y sociedad civil.