IFE prepara entrega-recepción a nuevo instituto electoral

El Instituto Federal Electoral (IFE) inició los trabajos de entrega-recepción de los recursos materiales, humanos y financieros que heredará al Instituto Nacional Electoral (INE).

El secretario Ejecutivo del IFE, Edmundo Jacobo Molina destacó en entrevista que, a fin de contar con una transición "sin sobresaltos", se aprobará un acuerdo del Consejo General que sentará las bases de ese proceso.

Adelantó que en la sesión ordinaria que el IFE realizará esta tarde, también se aprobará el acuerdo que establecerá la temporalidad que tendrá la presidencia provisional de la consejera María Marván Laborde.

Esa presidencia mensual, aclaró el consejero electoral, estará sujeta a la designación o no de los 11 consejeros del INE por parte de la Cámara de Diputados.

El proceso de la designación de consejeros inició el 20 de febrero pasado, con la emisión de la convocatoria, la integración del Comité Técnico de Evaluación y la entrega de currículos de los interesados.

Según los plazos establecidos en la convocatoria, vendrá la integración de la listas que se enviarán a la Cámara de Diputados para su presentación y en su caso, votación.

De no ser así, corresponderá al pleno de la Cámara Baja o a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) elegir a los integrantes del INE, vía insaculación.

Entonces, "si se cumplen los tiempos de la convocatoria que emitió la Cámara de Diputados para la integración del INE, entre el 8 y 16 de abril tendrá que nombrar a los consejeros o bien, vía insaculación", abundó.

De entrada, dijo, existe consenso de que la consejera María Marván sea la encargada de la entrega-recepción del Consejo General del IFE al INE.

Mientras que a él, en su calidad de representante legal, le corresponderá hacer lo propio en lo concerniente a los recursos materiales, humanos y financieros de la institución.

De tal suerte que "la consejera entregará de manera simbólica el IFE, pero también la Secretaría Ejecutiva tendrá que dar cuenta del estado que guardan los asuntos en curso", advirtió.

A pregunta expresa, Jacobo Molina descartó que la entrega de los bienes represente un asunto "engorroso", aún cuando la institución cuenta con 14 mil empleados, 662 oficinas en todo el país y 32 delegaciones.

El despliegue de la infraestructura del IFE en el país sí es muy grande, pero no es complejo, porque todos los años se hacen cortes para dar cuenta de todos los recursos con los que se cuenta, además de que la Contraloría permanentemente hace auditorías, explicó.

Además, resaltó que en este caso se utilizarán dos metodologías: la entrega-recepción de oficinas, y el "libro blanco", con el cual se da cuenta del estado que guardan los asuntos y en el que también se tiene mucha experiencia.

"Es una tarea compleja por el tamaño de la institución, pero no es una tarea que no podamos desarrollar con todo el orden por la experiencia que ya se ha acumulado", aseveró.

Respecto a los recursos con que cuenta la presidencia del IFE, tras la salida de Leonardo Valdés Zurita, en octubre de 2013, además de cuatro consejeros más (uno de ellos en febrero de ese año), comentó que los consejeros provisionales han ejercido esa función desde su oficina.

"La Oficina de la Presidencia no está cerrada, inventariada y los recursos humanos asociados a la presidencia han venido apoyando a los actuales consejeros", expuso.