Celebrar el Día de la Bandera, compromiso con México: Episcopado

El Día de la Bandera es motivo para celebrar que, junto con los otros símbolos patrios, es un lazo de unión entre los mexicanos, afirmó la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM).

"Nos recuerda a los hombres y mujeres que, por amor a la persona humana y buscando el respeto a su dignidad y libertad, supieron entregar su tiempo, su creatividad y su vida, para heredarnos esta patria que ahora nos toca edificar".

Ante la escalada de violencia y la crisis económica que agobian, es preciso recordar el ejemplo de los valientes que, unidos, con esperanza, esfuerzo, paciencia y creatividad, labraron una nación en la que se respetara la vida, dignidad, libertad y los derechos de todo hombre y de toda mujer, desde su concepción hasta su ocaso natural.

En un comunicado, el secretario del Episcopado, Eugenio Lira Rugarcía, dijo que celebrar el Día de la Bandera es "el compromiso de esforzarnos cada uno, desde su propia responsabilidad, por edificar una familia y una sociedad en la que todos sus miembros sean valorados, respetados y promovidos y defendidos, procurando la unidad, la tolerancia, el diálogo y la reconciliación".

Exhortó también a adoptar una actitud positiva frente a la riqueza natural de la nación, su historia, cultura, instituciones y organismos; ante las personas que forman parte de ella y los esfuerzos que se hacen por ser mejores.,

Y para ello, abundó, "podemos comenzar por nuestra propia casa, valorando, respetando y amando a los nuestros. Así, este amor se extenderá a la gente con la que tratamos en nuestro trabajo o en la escuela; a la gente que vive en nuestro barrio o colonia, en nuestras comunidades, pueblos y ciudades".