Urge Renzi a tomar decisiones "radicales" para salvar a Italia

El nuevo primer ministro italiano Matteo Renzi urgió hoy a tomar decisiones "radicales para salvar" al país, al pedir ante el Senado el voto de confianza a su gobierno.

"Pedimos la confianza a este Senado porque pensamos que Italia necesita recuperar la confianza para salir de la crisis. Es un país oxidado, empantanado en una burocracia asfixiante", declaró el primer ministro, cuyo Ejecutivo prestó juramento ante el presidente, Giorgio Napolitano, el sábado pasado.

Advirtió que se debe tener la "valentía" de tomar "decisiones radicales "para salvar al país y la relación con los ciudadanos.

"Sabemos que vivimos un tiempo de grandes dificultades y responsabilidades y estamos conscientes del deber de recuperar la valentía y el gusto de soñar en grande", aseveró.

Entre los puntos centrales de su programa de gobierno, Renzi citó el impulso al sistema escolar, la reducción de la presión fiscal, el desbloqueo de las deudas de la administración pública, la ayuda a las pequeñas y medianas empresas, la simplificación fiscal y la reforma de la justicia.

"Nos acercamos de puntillas y con el profundo respeto que se merece esta aula y la historia del país que aquí tiene un símbolo", dijo.

Al hablar de la crisis económica señaló que "quien entra en una fábrica o se reúne con trabajadores, sabe bien que los datos sobre el desempleo no son sólo números, sino índices de una situación despiadada y devastadora que requiere un cambio radical de las políticas económicas".

Prometió que al lado del nuevo ministro de Economía, Pier Carlo Padoan, (ex director general adjunto de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico) presentará en los próximos días "medidas concretas".

También prometió una reducción de la presión fiscal con "medidas serias, irreversibles no sólo vinculadas a la revisión del gasto público", que en el segundo semestre de 2014 darán "resultados inmediatos".

Asimismo, aseguró que será adelgazada la burocracia y que la educación se convertirá en el motor de desarrollo del país.

"Si fallamos la culpa será exclusivamente mía. No habrá coartadas para nadie", reconoció.

Tras su discurso de poco más de 70 minutos, Renzi se trasladó a la Cámara de diputados para depositar el texto, mientras el debate comenzó en el Senado, donde se esperaba el voto de confianza después de las 22:00 horas locales (21:00 GMT).

Para superar la votación el nuevo primer ministro necesitaba al menos 161 sufragios y según medios locales tenía 171 seguros.

En la Cámara de diputados el debate y la votación están previstos para este martes.

De 39 años de edad, Renzi se convirtió en el primer ministro más joven de la historia de Italia luego de que como secretario general del Partido Democrático (PD) defenestrará a su predecesor, Enrico Letta, acusado de no aplicar las reformas con la urgencia que la situación requiere.