Comienza en Argentina juicio por asesinatos en protestas de 2001

El juicio por el asesinato de cinco personas durante las masivas protestas sociales que sacudieron a Argentina en diciembre de 2001 comenzó hoy aquí, en medio de una fuerte expectativa por aclarar cómo ocurrió la matanza.

El Tribunal Oral en lo Criminal Federal número 6 de Buenos Aires inició este día un proceso que se prevé culminará en dos años y en el cual se citará a más de 500 testigos.

Aunque el expresidente Fernando de la Rúa (1999-2001) fue sobreseído y no acudirá como imputado, sí será citado para que ofrezca su testimonio.

Los jueces José Valentín Martínez Sobrino, Javier Anzoategui y Rodrigo Giménez Uriburu analizarán la responsabilidad que tuvieron los 17 exfuncionarios y policías que están acusados de cinco asesinatos y de lesiones en perjuicio de 117 víctimas.

Los principales imputados son el exsecretario de Seguridad, Enrique Mathov; el ex jefe de la Policía Federal, Rubén Santos; el exsuperintendente de Seguridad Metropolitana, Norberto Gaudiero, y el ex director general de Operaciones, Raúl Andreozzi.

Estos cuatro exfuncionarios y 13 de los policías que participaron en la represión están acusados de homicidio, lesiones culposas e incumplimiento de sus deberes de funcionario.

El 19 de diciembre de 2001, De la Rúa ordenó un estado de sitio que fue rechazado por miles de argentinos que se lanzaron a las calles para protestar y se toparon con una represión policíaca que, un día después y tan sólo en la capital, mató a cinco personas.

Multitudes de argentinos salieron a hacer sonar sus ollas, sartenes y cacerolas para repudiar las políticas impuestas por un gobierno que, desde principios de diciembre, había ordenado la confiscación de los ahorros bancarios.

La intensidad de las movilizaciones y la debilidad de su gobierno obligaron a De la Rúa a renunciar el 20 de diciembre de 2001, cuando cumplía apenas la mitad de su mandato, en una decisión que inició una de las crisis institucionales más graves que ha vivido este país.

"No fui yo quien ordenó la represión, las muertes fueron provocadas por las fuerzas de choque que dispusieron los golpistas", aseguró una y otra vez el expresidente.