Brasil defiende ante UE incentivos a su industria

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, defendió hoy aquí ante las autoridades de la Unión Europea (UE) su política de incentivos a la industria de su país, acusada de proteccionista.

"He dicho a mis colegas que nos pareció estraño la consulta realizada por la UE en la Organización Mundial de Comercio (OMC) sobre programas esenciales a la economía brasileña, que son el Inovar Auto y el programa de desarrollo sostenible de la Zona Franca de Manaus", afirmó.

Al final de un encuentro bilateral entre los dos socios estratégicos, en Bruselas, dijo que el programa de incentivos fiscales Inovar Auto beneficia a una serie de empresas europeas.

Mientras que la Zona Franca de Manaus contribuye para evitar la deforestación de Amazonia, el mayor bosque tropical del mundo, donde se encuentra también la mayor reserva mundial de agua dulce, refirió.

"He destacado que Europa, tan comprometida con temas ambientales, cuestione un proyecto de desarrollo limpio como el de la Zona Franca, que genera empleo y renta para la población en el área de la industria electro-eletrónica y evita la deforestación. Es mucho mejor para el mundo y para Brasil", defendió.

A su lado, el presidente de la Comisión Europea (CE), José Manuel Durao Barroso, afirmó que la UE "no tiene nada en contra del principio de la Zona Franca de Manaus".

"Al contrario: comprendemos perfectamente la necesidad de discriminación positiva para esa región como manera de equilibrar los problemas que pueden existir en relación a la deforestación de la Amazonia", aseguró.

Según el líder del Ejecutivo europeo, el problema para la CE es el mecanismo elegido por el gobierno brasileño para garantizar esa discriminación.

"Es eso lo que vamos analizar ahora, en un espíritu constructivo", dijo, a la vez que reiteró la "necesidad de evitar medidas que restrinjan el libre comercio".

Barroso y Rousseff también se comprometieron a sacar adelante las negociaciones de un acuerdo de asociación entre la UE y Mercosur (Brasil, Argentina, Paraguay, Uruguay y Venezuela), cuyo intercambio de ofertas ha sido retrasado repetidas veces desde que las pláticas fueron retomadas en 2010.

Representantes europeos y del bloque sudamericano realizarán una reunión técnica el 21 de marzo en la que "se analizarán si están reunidas las condiciones para el intercambio de ofertas", explicó Durao Barroso.

Los dos socios estratégicos crearon un "grupo de trabajo sobre temas económicos con énfasis en inversiones y competitividad" con el objetivo de impulsar su cooperación en el área.

Además, acordaron lanzar un diálogo bilateral sobre la seguridad en internet durante la conferencia internacional sobre el tema que se celebrará en Sao Paulo a finales de abril, motivada por las revelaciones del espionaje masivo de Estados Unidos.

Con ese mismo motivo, Brasil y la UE también acordaron llevar adelante un proyecto conjunto de cable submarino de fibra óptica que les permitirá establecer conexiones directas entre Fortaleza (Brasil) y Lisboa (Portugal), sin la necesidad de pasar por Estados Unidos.

El plan está valorado en 245 millones de euros y está por definir la fuente de financiación de 45 millones de euros de ese total.