Venezuela esta en un "punto de quiebre sin retorno": Líder estudiantil

El dirigente estudiantil venezolano, Lorent Saleh, aseguró en entrevista con el diario El Tiempo en esta capital que su país está en un "punto de quiebre sin retorno".

La crisis en Venezuela está en "un punto de quiebre sin retorno. No se trata de un diálogo con el Gobierno. Siete años pedimos ese diálogo. Nunca nos lo concedieron", señaló.

"Queremos que enfrenten la justicia y paguen por criminales. El Gobernador de Carabobo anuncia en Twitter: 'Vamos a responderles a esos estudiantes fascistas para que respeten'. ¿Y qué hicieron? Mataron de un tiro a la cabeza a Génesis Carmona", sostuvo el dirigente estudiantil.

Agregó que "les prohíben a las clínicas que atiendan a nuestros compañeros heridos. Esto no tiene marcha atrás porque, igual, nos van a matar".

Saleh pidió a la comunidad internacional que no sea indolente frente a la crisis que vive Venezuela y el movimiento estudiantil que lidera las protestas en el país vecino.

"Así como lloraron y se manifestaron por la muerte de Chávez, ¿por qué no hacen lo mismo de manera responsable por el asesinato y la masacre de jóvenes y estudiantes?", se preguntó el líder estudiantil, quien se mueve por diferentes países de la región.

Reiteró que "por más que el Gobierno haga esfuerzos con toda su maquinara de comunicación para matricularnos de fascistas, la verdad es que estamos enfrentando tanquetas con banderas, fusiles con cacerolas. No tenemos armas. Nunca hemos tenido".

Contó que tuvo que salir de Venezuela desde el año pasado, después de la muerte del presidente Hugo Chávez y agregó que en enero (2013) "convocamos una protesta y levantamos cinco estados en huelga".

En ese momento trató de "viajar a Costa Rica para acudir a la Corte Interamericana. Pero dos días antes de salir me secuestraron, me torturaron, y me quitaron el pasaporte. Me logré escapar del aeropuerto y pasé como tres meses en la clandestinidad, operando".

Aseguró que mantiene contacto permanente con sus su compañeros del movimiento estudiantil desde el exterior porque en Venezuela tiene "una cantidad de órdenes de captura y me quieren muerto".

"Mis compañeros dicen que hago por ahora más por fuera que quemando llantas en Caracas. Para mí fue muy duro enterarme por internet de la muerte, por parte de la Fiscalía, de Bassil D'Acosta, uno de mis mejores amigos", recordó.

Insistió que los estudiantes están "marchando por el derecho a la vida. Porque si no nos mata el Gobierno en una protesta, nos mata la inseguridad".