Francisco Álvarez y Vladislav Badiarov cerrarán festival de órgano

Con un concierto a cargo de José Francisco Álvarez, en el órgano, y Vladislav Badiarov, en el violín barroco, este lunes concluirá el Décimo Festival Internacional de Órgano y Música Antigua de Oaxaca, en Santa María Tlaxiaco.

El encuentro organizado el Instituto de Órganos Históricos de Oaxaca A.C. (IOHIO), busca conservar, difundir y crear conciencia sobre la importancia de los órganos tubulares antiguos.

Como parte del programa, esta tarde se presenta el séptimo concierto del festival en Santa María Tlacolula, a cargo de la soprano Lourdes Ambriz y los organistas Rafael Cárdenas y Roberto Fresco, señalaron los organizadores.

Este domingo también se realizó la bendición del órgano de Tlacolula por el arzobispo de Oaxaca, monseñor José Luis Chávez Botello, así como la misa de su inauguración, con la participación del Coro de la Ciudad de Oaxaca, Lourdes Ambriz y Rafael Cárdenas.

Por la mañana, Roberto Fresco ofreció un concierto de órgano en San Jerónimo Tlacochahuaya.

El sábado, los organistas inscritos en el festival, acompañados por Gabriela Edith Pérez Díaz, en la marimba y percusiones, y el ensamble de guitarras Terceto Cuicacalli, se presentaron en Santa María Tamazulapan y San Andrés Zautla.

Mientras que en Santo Domingo Yanhuitlán se llevó a cabo un recital a cargo del maestro Jesús López Moreno, en el órgano, y el virtuoso trompetista Juan Luis González.

El pasado viernes se verificó un concierto gratuito de música regional oaxaqueña en la Basílica de la Soledad, ubicada en la capital de ese estado, con la participación de la organista Cecilia Winter y el percusionista Valentín Hernández.

Winter, directora del Instituto, dictó la conferencia magistral "El trabajo continuo del IOHIO: conservación, documentación, restauración, investigación y promoción de los órganos", en la Biblioteca Francisco de Burgoa, del Centro Cultural Santo Domingo.

Durante su presentación señaló que entre los 72 órganos históricos que se tienen registrados en el estado se han encontrado infinidad de objetos, entre los cuales destaca un libro de cantos gregorianos forrado con un códice zapoteco y una serie de partituras del siglo XIX.

La vida musical en Oaxaca ha sido muy rica, dijo, ya que también se han hallado otros materiales musicales, como clavicordios del siglo XVIII, fortepianos de mesa e instrumentos de aliento del siglo XIX.

La organización, recordó, tiene como objetivo conservar, documentar y promover los órganos tubulares antiguos, como parte del patrimonio cultural nacional e internacional, así como reintegrarlos a la vida actual de las comunidades oaxaqueñas donde se encuentran.