Impulsa Monreal iniciativa para castigar el acoso cibernético

El coordinador de Movimiento Ciudadano en la Cámara de Diputados, Ricardo Monreal Ávila, impulsa una iniciativa para que el acoso cibernético se sancione de uno a cinco años de prisión y de 800 a dos mil días multa.

El también secretario de la Comisión de Defensa Nacional en la Cámara baja explicó que según la enmienda, serán sujetos de las sanciones quien busque y contacte, a través de cualquier dispositivo electrónico o tecnología de la información, a menores de edad para solicitarle imágenes o videos con contenido sexual.

En un comunicado, agregó que la misma pena se aplicaría a quienes a través de engaños, amenazas y violencia psicológica convenzan e incentiven concertar un encuentro con menores, a fin de cometer cualquier acto que vaya contra la integridad física y sexual.

La iniciativa, turnada a la Comisión de Justicia, prevé incorporar al Código Penal Federal el Artículo 202 Ter para que se establezca como delito el "child grooming" y con ello garantizar la protección de las niñas, niños y adolescentes de este delito que ha cobrado auge entre los menores de 14 a 17 años, debido a que este sector tiene mayor actividad en chats y redes sociales.

Monreal Ávila mencionó que con el vertiginoso avance de las nuevas tecnologías han aparecido otras modalidades delictivas como el "child grooming", el cual consiste en el acoso de pedófilos y pederastas para realizar abusos sobre niños y adolescentes.

Explicó que ese delito se efectúa a través de medios electrónicos, sobre todo las computadoras y el teléfono móvil, en donde los sitios de redes sociales como Facebook, Myspace y Twitter, los pederastas seleccionan, enganchan y contactan con víctimas, con el fin de establecer con ellas prácticas de sexo virtual.

Alertó que para lograrlo, convencen e incentivan a los menores, les envían material pornográfico o bien les presionan y atemorizan, diciéndoles que les van a robar sus claves de las computadoras o que les van a infectar los equipos con virus o les prometen hacerles una recarga en el teléfono móvil a cambio de mantener una relación de sexo virtual.

El diputado de Movimiento Ciudadano por el Distrito Federal refirió que una vez que el niño acepte, los pedófilos pueden chantajearlos con mostrar el material obtenido si no continúan accediendo a realizar escenas eróticas o de masturbación frente a la cámara.

El ilícito es posible porque los niños acceden a comunidades virtuales, donde no existe claridad respecto de la identidad de las personas con quienes conversan o relacionan, concluyó.