En Tabasco utilizan composta para certificar productos orgánicos

Con la utilización de composta a partir de desechos de caña, limón, cacao, plátano, arroz, entre otros, se trabaja en la región para certificar esos productos como orgánicos, tras las inundaciones de 2007.

La investigadora Lilia Fraire Sierra mencionó que a partir de 2005 había en Tabasco cacao, plátano, pimienta y hasta carne orgánicos para exportación, pero las anegaciones sacaron residuos de petróleo y las fosas sépticas contaminaron las plantaciones.

"Tenían que pasar tres años en el proceso de desintoxicación de las plantaciones y nuevamente los empresarios y pequeños productores retomaran la actividad", indicó la investigadora del Instituto Tecnológico de la Zona Olmeca.

Añadió que los certificados de calidad orgánica están en proceso de reactivación porque muchos productores se desanimaron luego de 2007, "muchos se fueron del estado, incluso vendieron plantaciones o cambiaron de dueños".

Sin embargo, resaltó que ya el limón persa en la zona de La Chontalpa -al occidente de Tabasco- está certificado como orgánico, pues realizan su propio composteo, al igual que ingenios azucareros en Chiapas y en la palma de aceite.

"Aprovechan sus residuos para compostas orgánicas y las reincorporan con la sábila en Campeche; la sábila es de exportación a España, Rusia y Estados Unidos", apuntó.

En entrevista con Notimex, la especialista expuso que en el caso del arroz orgánico en Palizada, Campeche, los productores generan su composta con cascarilla del grano y el estiércol de búfalo, cuya carne se envía a Querétaro donde está el rastro y de allí a exportación.

Asimismo, se envía la leche y queso de búfalo, criados en esa zona de Campeche colindante con el municipio de Emiliano Zapata, Tabasco, donde también hay parte de la crianza de esa especie.

"Todos han elevado la calidad de vida con sus exportaciones y contribuyen a conservación del medio ambiente", resaltó.

Incluso, destacó que ingenios en Chiapas han tomado la producción de composta como una agroindustria adjunta a su actividad principal, con lo cual obtienen fuertes ingresos.

Fraire Sierra, quien es inspectora acreditada por Bioagricert, que expide certificación de productos de Agricultura Orgánica con sede en Bologna, Italia, mencionó que en Tabasco ya se trabaja otra vez en cacao y plátano para su recertificación.

Además, también se realiza en coordinación con diversas instancias, la capacitación a nivel de agricultura de traspatio, sobre todo con mujeres, a fin de que rescaten el material criollo y elaboren su composta para obtener productos orgánicos y no comprar ya fertilizantes que son dañinos.

"Damos cursos a grupos de productores en todas las áreas, huertos de traspatio en producción de cacao, a los ganaderos, a plataneros", abundó.

De igual forma, refirió que a través de la vinculación, se realiza la transferencia de tecnología con estudiantes de servicio social o de residencia profesional a las empresas, al igual que con proyectos de investigación en el Instituto Tecnológico de la Zona Olmeca.

La investigadora señaló que se organizan en las comunidades tianguis de productos orgánicos en los excedentes, pues primero se busca satisfacer el consumo familiar.

En este sentido, comentó que hay grupos asesorados con huertos de traspatio en Patastal, Tacotalpa; Nacajuca; Acachapan y Colmena, Centro, así como productores en Comalcalco, Cunduacán y en El Chivero y Libertad, en Paraíso.

"Buscamos la producción para el consumidor orgánico, para que los consumidores tengamos una mejor salud, comamos productos libres (de fertilizantes) y producidos en la localidad, en este caso Tabasco", puntualizó.