Adecuada iluminación en vialidades favorece seguridad de transeúntes

La adecuada iluminación en vialidades primarias es fundamental para la circulación vehicular además de que favorece aspectos como la seguridad de los transeúntes, afirmó el secretario de Obras y Servicios del gobierno capitalino, Alfredo Hernández García.

Es por ello que para mantener esta condición, el Gobierno del Distrito Federal (GDF) rehabilitó y modernizó la infraestructura de alumbrado público en diversas arterias de la red vial primaria.

De acuerdo con el titular de la dependencia, estos trabajos se realizaron en la Calzada Ignacio Zaragoza, en la Avenida de los Insurgentes y en la Avenida Paseo de la Reforma.

En entrevista con Notimex, manifestó que bajo el modelo de "Prestación de servicios a largo plazo", se garantiza el servicio continuo y eficiente en más de 90 por ciento de los puntos de luz de las vialidades, superpostes y bajo-puentes.

El funcionario capitalino señaló que con la participación de la empresa Citelum, en las mencionadas avenidas se sustituyeron las luminarias por elementos más eficientes, se colocaron las faltantes y se aplicó pintura a los postes.

En cuanto a la eficiencia, agregó que se emplearon nuevas tecnologías, como aditivos cerámicos, que permiten duplicar los niveles de iluminación y a la vez disminuir los consumos de energía eléctrica.

De esta manera "se logró pasar de 250 watts a 140 watts, lo que representa ahorros de hasta 55 por ciento en el consumo eléctrico", y con una duración de hasta 20 años.

Explicó que la tradicional luz amarilla que se utilizaba comúnmente en las vialidades modifica la percepción visual y de los colores, en tanto que la luz que ofrecen los leds "no están recomendados aún para su instalación en vialidades primarias".

Ante ello, expuso que con la instalación de los aditivos cerámicos, además de generar una mayor iluminación se crea un "confort visual", que es un grado de satisfacción visual creado por la iluminación, donde se considera la armonización de distintos valores.

Los valores que se contemplan para conseguir dicho confort son la agudeza visual, los parámetros lumínicos, la iluminancia, la uniformidad como distribución de luz en el espacio y el control de deslumbramiento.

"El confort visual se dirige a facilitar el desarrollo de las tareas visuales que realizamos en la vida cotidiana, así como mejorar la capacidad de observar los detalles, perspectiva y color de los objetos", aclaró.

En este sentido, reconoció que la condición de un deficiente desempeño del alumbrado público posibilita la incidencia de accidentes durante el tránsito vehicular y peatonal.

Además de que provoca la percepción de falta de seguridad en bienes y personas, al no tener un rango visual por una deficiente iluminación, y por el contrario, una iluminación adecuada crea un ambiente de seguridad.

Hernández García enfatizó que una de las prioridades de la dependencia local "es dotar a la población de un servicio de alumbrado público en condiciones adecuadas", tarea que fortalecerán durante la presente administración.