Pavel Ricardo Morales recibe XIII Premio Nacional "José Agustín"

El XIII Premio Nacional y XVII Premio Estatal "José Agustín" fueron entregados en el marco de la edición 35 de la Feria Internacional del Libro en el Palacio de Minería (FILPM). El primero fue concedido a Pavel Ricardo Morales, por su texto "Como un sueño que se tiene despierto".

Mientras que el galardón estatal fue para Blanca Elena Rivera del Río, por "Disímbolo"; el segundo lugar de esta categoría fue para a Hermenegildo Monroy Naranjo por "El loco" y el tercer sitio fue para Claudia Castrejón Campos, por "Tatemados por el sol".

En la ceremonia realizada anoche en el salón número 5 de la FILPM, encabezada por la promotora cultural Aída Espino, prima hermana del escritor guerrerense José Agustín, se informó que el jurado calificador estuvo integrado por los expertos Daniel González Dueñas, Eurídice Román de Dios y Carlos Miranda Ayala.

Espino explicó que en 1996, la asociación civil In Arsis, Movimiento por Arte, propuso al Consejo Coordinador de Actividades Culturales de Acapulco la creación del Premio "José Agustín". El Consejo aceptó y la presidenta, Aída Espino, fue con su primo para pedirle que aceptara la creación del galardón.

"A mi primo hermano José Agustín le interesó, como una forma de impulsar el trabajo literario en el estado de Guerrero. Me puso como condición que yo misma y en persona coordinara el concurso, por ser alguien de su absoluta confianza, para garantizar la transparencia y la elección de buenos jurados".

Tras comentar lo anterior, Espino recordó que José Agustín le pidió, además, un manejo irreprochable de cuentos y plicas. "Los primeros cuatro años el concurso fue de carácter estatal y posteriormente se amplió a todo el territorio nacional, con la finalidad de ofrecer la misma oportunidad a más escritores".

Luego de que cada uno de los galardonados leyó en voz alta para todos los asistentes el texto que les granjeó el premio, Espino les entregó éste, que consiste en una modesta pero no por ello menos significativa cantidad de dinero y un diploma. Sin embargo, lo mejor, dijo ella, es el reconocimiento.

Quienes colmaron el salón 5 celebraron con entusiasmo la calidad de cada una de las obras premiadas. "Los escritores que concursan son leídos por autores de prestigio. Hoy, muchos ganadores anteriores son exitosos profesionales de las letras", concluyó la prima del acapulqueño José Agustín Ramírez Gómez.