Apoyan centenares de venezolanos en Florida protestas en su país

Centenares de venezolanos residentes en Florida, Estados Unidos, realizaron hoy aquí una masiva concentración de apoyo a las protestas antigubernamentales en Venezuela.

Portando banderas y mensajes escritos en carteles pidiendo ayuda para su país, unas cuatro mil personas se reunieron en el parque J.C. Bermudez de la ciudad de Doral para acusar al presidente Nicolás Maduro por la violencia ante las protestas estudiantiles.

La concentración fue convocada por la organización "Un Mundo Sin Mordaza" en un esfuerzo por atraer atención internacional a la actual situación que se vive en el país sudamericano.

Los organizadores esperaban concentraciones similares en 70 ciudades a nivel mundial.

"Estamos viendo cómo se está torturando a jóvenes inocentes sólo por el hecho de pensar diferente al gobierno", dijo a Notimex María Nino, una caraqueña de 30 años, y quien lleva 18 viviendo en Miami.

"Esta concentración es un pedido de auxilio a la comunidad internacional para que entiendan la situación de masacre que está realizando la Guardia Nacional y paramilitares disparando contra la población", señaló, por su parte, el estudiante Mario Di-Giovanni.

"Estamos solicitando al gobierno de Maduro que libere a los detenidos, respete el derecho a la protesta, que garantice los derechos humanos, y respete la libertad de disentir", dijo Di-Giovanni, miembro de la Red Democrática Internacional.

Durante la concentración, los participantes formaron un gigantesco S.O.S. que es el llamado de auxilio internacional y con el que los estudiantes venezolanos iniciaron la protesta pacífica mundial con el hashtag #SOSVenezuela.

Durante la concentración, los venezolanos y miembros de otras comunidades como la cubana, hondureña y nicaragüense se unieron en cantos y consignas de apoyo al pueblo venezolano.

El sacerdote Israel Maglio ofreció una oración por las víctimas e hizo un llamado a la fe del pueblo venezolano.

"Es horrible lo que está pasando en mi país", dijo Andreina Ordoñez, de 40 años, quien vive en Fort Lauderdale y se mantiene en contacto con sus familiares en San Cristóbal a través WhatsApp (mensajería instantánea para teléfonos inteligentes).

La mujer señaló que su país sufre no sólo de la violencia de la alta criminalidad, sino también de la escasez de productos de primera necesidad.