De la "mano de Dios", Diego Maradona brilló en México 1986

El argentino Diego Armando Maradona, quien en la Copa del Mundo España 1982 pasó sin pena ni gloria, en la cita de México 1986 logró el "Balón de Oro" por sus actuaciones y sus goles, incluidos la "mano de Dios" y el "gol del siglo", además de convertirse en el segundo mejor anotador del certamen.

Maradona, el constructor de la "Albiceleste" que se coronó en el Estadio Azteca, marcó cinco goles, dio cuatro asistencias y fue uno de los más aplaudidos.

Considerado por el seleccionador Carlos Salvador Bilardo como el cerebro del conjunto, el "10" supo cautivar en cada juego a la afición gracias a su magia al conducir el balón y desequilibrar a los rivales, pero sobre todo, manejar la soberbia.

El primer gol del menudito jugador fue en el 1-1 ante Italia, en donde demostró que estaba destinado a brillar. Luego, en el llamado "clásico sudamericano" ante Uruguay, el "Pelusa" dio algunos chispazos en la fase de octavos de final, donde se impusieron 1-0.

Pero en la etapa de cuartos, ante Inglaterra, Maradona se hizo presente en el marcador en dos ocasiones. Primero con la llamada "mano de Dios" que solo el árbitro tunecino Alí Bennaceur no vio cuando Maradona saltó y "remató" con la mano ante la salida del portero Peter Shilton.

Minutos después, todos los presentes en el Estadio Azteca aplaudieron el "gol del siglo". Desde la media cancha y con la bola pegada al pie, Maradona sembró rivales y deleitó con su magia hasta vencer a Shilton. Maradona se entronizó con ese gol ante la mirada de sus rivales, que desconcertados quedaban al paso del sudamericano.

Al argentino cerró su actuación goleadora con dos dianas más, el 25 de junio ante Bélgica en semifinales, y en el mismo Estadio Azteca, cuatro días después, vivió uno de sus momentos más brillantes como futbolista: levantar el trofeo que acreditaba a Argentina como monarca del orbe, torneo en el cual ganó el "Balón de Oro".