Paolo Rossi, un gigante que despertó a medio camino rumbo al título

El delantero italiano Paolo Rossi fue el encargado de resucitar a una dócil Italia que había pasado la primera ronda sin pena ni gloria, la estrella cuyos escándalos no le impidieron llegar a la Copa del Mundo España 1982 y ganar el "Balón de Oro", que se entregó en dicha justa por primera vez en la historia.

Rossi fue implicado en un escándalo de apuestas en 1980, un tema en el que se vieron envueltos los equipos AC Milan y Lazio, por lo que ambos fueron descendidos, mientras que el jugador fue inhabilitado dos años del futbol profesional.

A pesar de esta polémica y de su forma física luego de su inactividad, el seleccionador Enzo Bearzot confió en él, pues había demostrado cualidades en Argentina 1978 como futura promesa y lo llevó a España; sin embargo, en los tres primeros juegos se fue en blanco y no terminaba de convencer a la prensa.

Los medios lo calificaban como "un fantasma dentro del campo", y aunque Italia accedió a la segunda fase, los tres empates y su beneficio del "goal average" sobre Camerún dejaban más dudas, pero lo mejor de Rossi estaba por llegar.

Ante Argentina no anotó, pero fue parte fundamental del triunfo 2-1, y frente a Brasil explotó con un "hat-trick" en la victoria 3-2 para iniciar una racha de tres partidos consecutivos marcando.

Contra Polonia firmó un doblete que llevó a la "azzurra" a la final ante Alemania Federal, donde Rossi abrió el marcador para el 3-1 que le dio el título a su país. Así, con una segunda parte del torneo espectacular, se hizo acreedor al primer "Balón de oro" en una Copa del Mundo.