Rinden homenaje a la académica María del Carmen Villar

La doctora María del Carmen Millán (Teziutlán, Puebla, 1914-Ciudad de México, 1982) fue recordada esta tarde durante la XXXV Feria Internacional del Libro en el Palacio de Minería, a través de una conferencia pronunciada por quien fuera su discípula, Rosa Palazón Mayoral.

"María del Carmen Villar vivió su juventud en una época en la que, entre pusilánimes y masoquistas, las mujeres debían acostumbrarse a convertirse en el eco de lo que dijera el macho", expuso la conferencista, quien recordó, al mismo tiempo, que la homenajeada fue escritora, catedrática e investigadora.

"Ella fue la primera hembra que se acostumbró, mejor, a dominar la tierra hasta que fue enviada a un misterioso espacio, entre el cielo y la tierra", dijo, al descubrir un retrato de su maestra, a quien recuerda no solamente en su calidad de profesora, sino como mujer adelantada a su era.

Palazón Mayoral la citó como la primera mujer en ingresar como miembro de número a la Academia Mexicana de la Lengua (AML), y mencionó que no era la libélula, como lo esperaban sus familiares cercanos, pero sí la niña, joven y persona adulta que estudio y cultivó su espíritu hasta llegar a la AML en 1975.

"Gracias a su guía aprendí que un profesor no debe soportar las impertinencias de esas personas que interrumpen las clases con la única finalidad de tener un hipotético lucimiento ante los demás", añadió la ponente, quien fue atendida en cada idea por un grupo compuesto mayoritariamente por jóvenes alumnos.

"Pacientemente le seguía la corriente a esos supuestos argumentos tras de lo cual, razón tras razón, daba por terminada la charla. Menos aún soportó los aires de suficiencia que arrastraba por las aulas un amplio grupo de snobs que se ubicaban a los pies de Apolo, allá, en el Monte Parnaso", agregó Palazón.

Para ampliar los generales de la entrañable maestra, aseveró que cuando era necesario, María del Carmen Villar contestaba sin elevar el tono de voz, pero con humor, privilegio de los inteligentes, de acuerdo con los que conocen el tema que tiene que ver con la mente y la conducta humana.

"Millán, maestra en Lengua y Literatura y doctora en 1962 (fecha en la que comenzó a ser mi maestra, cuando yo tenía 16 años entrados a 17), nunca se quedó en su casa aguantando la opresión familiar. Fue soltera y montó su departamento en la calle Miguel Angel de Quevedo, en esta ciudad", concluyó.