Modernizan los clásicos del teatro infantil para atraer al público

Los clásicos del teatro infantil continúan siendo una opción fundamental para los productores, pero en los últimos años, han tenido que adaptarse a la modernidad y modificar su texto y personajes para atraer la atención del público.

El productor y dramaturgo mexicano Fred Roldán presenta, desde hace 48 años, obras dirigidas a los niños. En su mayoría son montajes de clásicos como "Pinocho" o "Peter Pan", actualmente en cartelera, pues asegura que sus mensajes son intemporales y siempre atañen a la esencia de la condición humana.

Si bien admite que la historia es sagrada, también se vale modificarla un poco, siempre y cuando se haga con fuerza y calidad a fin de acercar las obras al público de hoy en día y en contra de los espectáculos extranjeros que llegan al país acompañados de un gran "boom" publicitario.

El musical "Rockpunzel" narra el caso de la princesa "Rapunzel", quien posee una larga cabellera rubia y ha permanecido encerrada en la torre de su castillo desde el día en que nació. Tiene prohibido atravesar los muros y salir al exterior, hasta que conoce al hombre de sus sueños.

A diferencia de la historia original, explicó su protagonista Lambda García, "interpretamos temas a ritmo de rock con los que hacemos cantar y bailar a los niños que acuden a la función, y de esta forma, les parece más entretenida y divertida la obra".

Con esta medida, añadió el productor Salomón Ramírez, "logramos convocar a una mayor audiencia contrario a lo que sucedió con "El mago de Oz", que respetando la trama original y aún teniendo a Édgar Vivar como estelar, icono en el mundo infantil, no obtuvimos la respuesta esperada".

Con esto, dijo a Notimex, "comprobamos que necesitamos propuestas más innovadoras y coherentes para mantener atentos a los niños y asombrarlos, pues a diferencia de 20 años atrás, el pequeño de hoy tiene más decisión de compra".

"Gracias al uso, desde temprana edad, de aparatos tecnológicos, videojuegos y redes sociales, los niños son más activos y menos inocentes", opinó Ramírez, también productor de "El lápiz de Sebastián".

Alejandro Medina ("Con el Jesús en la boca"; "El show de terror de Rocky") decidió darle un giro al cuento de "Caperucita roja" a través de la obra "Caperucita roja y el lobo ¿feroz?", que levanta su telón en el Teatro Ofelia.

"Aquí la víctima es el lobo, situación que hace a la trama muy divertida porque incluso, estamos hablando sobre el cuidado de los animales y desmitificamos la imagen del lobo malo al que siempre se le debe cazar. A su vez, presentamos a una ´Caperucita´ traviesa acostumbrada a molestar, pero después concluimos con una reflexión importante", platicó.

En "El patito feo", espectáculo musical dirigido y producido por Mauricio Roldán y Lupita Sandoval, quien actúa en él, asegura que el texto de Hans Christian Andersen narra el caso de un pequeño pato, torpe y desproporcionado, que es rechazado por sus hermanitos e incluso por su propia madre.

Sin embargo, esta vez decidieron abocarlo más en el tema del bullying dejando en los niños un mensaje positivo si es que alguna vez se han sentido menos ante los demás.

"Incluimos el personaje de 'El Hada del Bosque', quien le hará ver al patito que es muy fácil salir adelante, pero basta con que él crea en sí mismo. Le dice que para ser bonito, primero tiene que sentirse importante y vencer a 'La Brujona Cochinona'", indicó Sandoval.

Aún con todos los ajustes que se hagan, Fred Roldán considera que "siempre habrá un niño nuevo que quiera ver un clásico sin modificaciones. Por ejemplo, mi 'Pinocho' no ha cambiado tanto de cuando lo escribí hace 33 años y actualmente mucha gente que ya lo vio regresa, incluso quienes vinieron de niños y hoy traen a sus hijos".

El propietario del Centro Cultural Roldán Sandoval también ha apostado por textos inéditos de su autoría como "Mi mundo mágico" y "Mi amigo el ratón"; no obstante, asegura que el público siempre desconfía de lo nuevo.

"Y eso lo tengo bien aprendido porque ´Pinocho´, es ´Pinocho´ aquí y en China y la gente siempre llega a la taquilla preguntando por este clásico".

De una u otra manera, el también actor, que ha representado este personaje hace más de tres décadas y es reconocido bajo le mote de "El Pinocho de México", asegura que urge reactivar el teatro infantil en México, pues en la cartelera no se cuentan más de cinco piezas vigentes.

"Cuando empecé en esto había de 40 a 50 producciones infantiles en las marquesinas y ahora son sólo unas cuantas, lo cual me parece triste y terrible, sobre todo si nos referimos a una de las metrópolis más grandes del mundo", señaló.

Si bien las opciones teatrales para niños son escasas, "tampoco es sinónimo de éxito montar alguna aunque estemos repartidos en diferentes zonas del Distrito Federal. Nos va bien, pero tampoco logramos agotar la taquilla", sostuvo Salomón Ramírez.

"El teatro nunca será un negocio. Por fortuna yo vivo de él y hago lo que me gusta; sin embargo, me debo enfrentar siempre a las buenas y malas temporadas, por eso es que siempre me preocupo por renovar, analizar lo que funciona y estudiar lo que urge ver", concluyó Alejandro Medina.