Evidencian escándalos auge del narcotráfico en Argentina

Los pleitos en el gabinete de Seguridad, los escándalos de jefes policiales vinculados con el crimen organizado y la aparición de bandas locales evidencian cada vez más el auge del narcotráfico en Argentina.

La semana política quedó marcada por las contradicciones entre funcionarios de primer nivel en torno a la categoría que actualmente ocupa el país sudamericano con respecto al narcotráfico.

El ministro de Defensa, Agustín Rossi, sorprendió al reconocer que Argentina ya no era sólo un país "de paso" para el crimen organizado, pues han crecido tanto el consumo como la producción de drogas.

"Argentina era un país de tránsito, y ahora es un país de consumo, y lo más grave que también es de elaboración", dijo el primer funcionario a nivel ministerial en asumir la gravedad del problema.

Sin embargo, el secretario de Seguridad, Sergio Berni, lo desdijo y sostuvo que en Argentina no se produce droga "más allá de aquellas plantas de mariguana que algunos consumidores pueden tener en su casa".

El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, apoyó a Berni y aseguró que "Argentina no es productora de drogas, la posición oficial del gobierno es muy clara y contundente".

Las fisuras en el gabinete se sumaron a los crecientes casos de fuerzas policiales acusadas de proteger a bandas de narcotraficantes, como los casos de Santa Fe y Córdoba, las provincias más importantes del país después de Buenos Aires.

El año pasado, fue detenido el ex comisario provincial de Santa Fe, Hugo Tognoli, acusado de recibir sobornos mensuales por casi ocho mil dólares por parte de una red narcotraficante.

Además, en Córdoba fueron imputados de vínculos con el narcotráfico el jefe de la Dirección de Drogas Peligrosas, Rafael Sosa; el comisario Alfredo Saine, el oficial inspector Franco Argüello, el sargento Fabián César Peralta Dáttoli y el suboficial Mario Osorio.

La semana pasada, la presencia del narcotráfico se develó también en la provincia de Mendoza, con la presencia de Sandra Yaquelina Vargas, "La Yaqui", supuesta líder de una peligrosa banda de traficantes.

El diario El Sol denunció que esta mujer había amenazado de muerte a tres periodistas, y luego un oficial la acusó de haber ofrecido una recompensa de 100 mil pesos (unos 12 mil 500 dólares) para que lo mataran.