Granaderos y Policía Montada se suman a vigilancia en Tlatelolco

Ante el problema de inseguridad en la Unidad Habitacional Nonoalco Tlatelolco, la delegación Cuauhtémoc y la Secretaría de Seguridad Pública local extremaron medidas, con lo que en unas dos semanas más habrá presencia policiaca las 24 horas.

Incluso, de acuerdo con Raúl Nieto, director de Seguridad Pública de la demarcación, el cuerpo de Granaderos y agentes de la Policía Montada recorrerán por las noches pasillos, callejones y áreas públicas, adicional a la vigilancia que se prevé con la instalación de 66 cámaras en las tres secciones.

Sin embargo, residentes del conjunto habitacional que llega a 50 años de vida dudaron que sea suficiente para terminar con la delincuencia, pues conforme a su experiencia las medidas de seguridad sólo se aplican por unos días o semanas.

Durante un recorrido por las tres secciones del complejo es visible el mal estado en la mayoría de las instalaciones como jardines, canchas y edificios, y por las noches se carece de elementos policiacos en la parte colindante con Paseo de la Reforma.

Por esas circunstancias persiste el temor de los vecinos de ser asaltados en cualquier zona de la unidad, inaugurada de manera formal el 21 de noviembre de 1964, y que alberga más de 10 mil departamentos, casi 100 edificios, 700 locales comerciales, 22 escuelas (11 preprimarias, ocho primarias y tres secundarias).

Durante una reunión con Raúl Nieto denunciaron, incluso, que en la madrugada del miércoles hubo un robo con violencia en la secundaria 106, de donde sustrajeron tres computadoras.

De acuerdo con los vecinos, en esa reunión el pasado jueves el funcionario comentó el reporte en materia de seguridad correspondiente a enero, y dijo que en en el curso de 2014 no ha habido delitos graves en esa unidad.

Raúl Nieto detalló a los residentes que en enero se hicieron dos remisiones al Ministerio Público, una por robo a una persona y otra por robo a comercio en la vía pública, "son los únicos de alto impacto", además de 110 al Juzgado Cívico.

A su vez el encargado del operativo Tlatelolco Seguro, el oficial de la SSPDF, Ramón Cruz, subrayó que 50 elementos policiacos custodian el conjunto; 30 en turnos de 24 horas y 20 de 12 horas.

Cruz anunció que se extremarán las medidas de seguridad ante las denuncias de los condóminos, por lo que en unas dos semanas más habrá presencia policiaca las 24 horas y se instalarán 66 cámaras nuevas de las 637 que se asignarán a la delegación Cuauhtémoc.

También participarán en el operativo las llamadas Fuerzas de Tarea, como el Cuerpo de Granaderos y de la Policía Montada, que por las noches realizarán recorridos por los andadores y espacios del complejo para inhibir la acción de la delincuencia.

El jefe policiaco comentó que en enero se aplicó un dispositivo en las canchas del edificio Allende, en la primera sección, donde se detuvo a 16 personas por fumar mariguana y consumir inhalantes, y se implementaron patrullajes en la zona de la escuela Fray Melchor de Talamantes "para inhibir los robos a los padres de familia".

Vecinos como Cuauhtémoc Abarca, de la Coordinadora de Residentes de Tlatelolco, insistieron que esas cifras no reflejan la realidad "pues de cada 10 delitos que se cometen las víctimas sólo denuncian uno o dos por diversos motivos, como desconfianza hacia la autoridad".

Además, dijo, siguen impunes casos como el de Sandra Camacho, quien no vivía en la unidad pero fue encontrada muerta en agosto de 2013 en el edificio Presidente Juárez; y el de una maestra jubilada que en diciembre perdió la vida en un asalto en la entrada del edificio siete.

Según Abarca, en esa unidad habitacional se cometen en promedio tres asaltos por día, ante la falta de presencia policiaca y el abandono delegacional.

Además "no es nuevo que se anuncie presencia policiaca permanente, pues eso se ha realizado en diversas ocasiones a lo largo de casi 50 años: dura unos días o semanas, luego se va reduciendo y los habitantes volvemos a nuestra realidad, que es el abandono por parte de las autoridades".

En su opinión las zonas más peligrosas son "las fronteras" o las que colindan con otras colonias, de donde asegura proviene la mayoría de los delincuentes y drogadictos que pululan en los andadores, jardines, canchas y espacios públicos.

Entre las áreas consideradas más riesgosas por los vecinos se encuentran las colindancias con las colonias Morelos y Tepito; la de Lerdo, que colinda con las colonias San Simón y Guerrero, y la de la avenida Ricardo Flores Magón, junto a la colonia Atlampa.

Cuauhtémoc Abarca opinó que la mejor forma de prevenir y combatir la delincuencia es que las fuerzas de seguridad trabajen de manera coordinada con los residentes.

Criticó que no se tomaran en cuenta las propuestas de los vecinos para definir los puntos donde instalarán las 66 cámaras de videovigilancia, pues fue decisión de la SSPDF.