Ataque del ejército paquistaní deja seis talibanes muertos

Al menos seis presuntos talibanes murieron tras un ataque aéreo lanzado por el ejército paquistaní en los escondites de los insurgentes islámicos, localizados en el distrito de Hangu, en el noroeste de Pakistán.

Fuentes de seguridad indicaron que previo a la ofensiva, el ejército confirmó la presencia de terroristas talibanes en un complejo cerca de Thall, una ciudad del distrito de Hangu, reportó el canal paquistaní de noticias Dawn News.

"Helicópteros artillados de combate golpearon los escondites de los talibanes la mañana de este sábado, matando a algunos terroristas", señaló una fuente oficial, mientras medios locales indicaron que la cifra fue de seis.

Cuatro naves de guerra están tomando parte en la operación que todavía está en marcha, mientras que el número de las bajas es probable que aumente en las próximas horas, añadieron las fuentes.

Los bombardeos se producen un día después de que el jefe del ejército, general Raheel Sharif, afirmó que las fuerzas armadas están preparadas y son totalmente capaces de contrarrestar cualquier amenaza interna o externa.

Durante una visita a la sede de la Fuerzas Fronterizas en Peshawar, Sharif elogió los esfuerzos y la determinación de todas las tropas y las fuerzas del orden en su lucha contra el terrorismo.

Los militares paquistaníes han ido a la ofensiva contra los talibanes mediante ataques aéreos en Waziristán del Norte y la región de agencia Khyber matando al menos a 40 presuntos terroristas esta semana.

El gobierno ha tratado de involucrar a la proscrita Tehrik-e-Taliban Pakistán en las conversaciones de paz para poner fin a la insurgencia a más de una década de conflicto que se ha cobrado unas 40 mil vidas.

Sin embargo, Islamabad suspendió ayer las negociaciones formales de paz que inició hace dos semanas con el principal grupo talibán, conocido como TTP, debido a la persistencia de acciones armadas insurgentes.

La decisión de llevar a cabo ataques aéreos en Waziristán del Norte fue tomada por la cúpula castrense después de la aprobación del primer ministro de Pakistán, Nawaz Sharif y luego de tres días consecutivos de reuniones entre el gobierno y el liderazgo militar.

Hangu limita con la región tribal de Orakzai, en el noroeste y es uno de los siete distritos fuera de la ley de Pakistán, en la frontera con Afganistán, considerados como santuarios de los talibanes y militantes vinculados a la red extremista Al Qaeda.