Segunda edición de "Relato fantástico en la ciudad de México"

Al evocar a un famoso vate, el académico Vicente Quirarte comentó que "lo más aterrador de la vida sería que una rosa nos dijera buenos días"; eso espantaría a cualquiera, subrayó al presentar el libro "Ciudad fantasma II. Relato fantástico de la ciudad de México (XIX-XXI)".

En el Salón de la Academia de Ingeniería de la XXXV Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería (FILPM), el también escritor y poeta compartió que un día en el Metro encontró el libro "Las historias más aterradoras de fantasmas", por 10 pesos, mientras "Ciudad fantasma..." más de 200.

Entre risas del público y propias pidió a los presentes comprar "Ciudad fantasma II. Relato fantástico de la ciudad de México (XIX-XXI)", una antología elaborada por Bernardo Esquinca y Vicente Leñero. "Encontrarán excelencias literarias, con los más altos autores de la literatura mexicana".

Quirarte señaló que es interesante ver en el libro que varios de los personajes canónicos de la literatura nacional se atrevieron a escribir historias de fantasmas. "Carlos Fuentes, su primer libro, titulado ´Los días enmascarados´, está conformado únicamente por cuentos de fantasmas", dijo.

Algo similar sucedió, añadió, "con el nunca suficientemente llorado José Emilio Pacheco, mientras en el otro extremo de los autores que dan forma a este libro está Luisa Iglesias, la más joven de los autores además, lo mismo que un escritor que en sus tiempos libres es investigador forense".

Durante la presentación del libro, Quirarte se dijo inquieto por la presencia de un ente, cuya presencia él no convocó y aparentemente nadie más. "Anda rondando esta sala una presencia extraña. Ibamos a traer a un médium para que lo trajera, pero llegó sólo".

Ante el presentimiento del fantasma de "Orlando de la Cera", Quirarte invocó a su fantasma, para que explicara qué hacía ahí. Una vez materializado el ente fantasmal, narró para los asistentes la leyenda de "Don Juan Manuel", la cual data de la época colonial, o al menos de ahí viene el suceso que relata.