Presentaciones editoriales del INAH continúan en el Palacio de Minería

Las publicaciones "Las memorias del jardinero de Maximiliano" y "Semánticas homosexuales, reflexiones desde la antropología del comportamiento", serán presentadas este domingo en el marco de la XXXV Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería (FILPM).

El volumen "Las memorias del jardinero de Maximiliano" fue publicado en alemán en 1906 y ahora se presenta en su edición en español, donde se reúnen las impresiones y experiencias personales de Wilhelm Knechtel, quien acompañó al emperador de Habsburgo durante su estancia en México, de 1864 a 1867.

De acuerdo con información del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), la publicación será presentada por la autora Amparo Gómez Tepexicuapan, investigadora del Museo Nacional de Historia, Castillo de Chapultepec.

El volumen aborda, desde la mirada del joven botánico, hechos como el viaje en la fragata "Novara", la llegada de Maximiliano a Veracruz, Puebla y la Ciudad de México, así como el diseño y construcción del castillo y jardines de Chapultepec.

Dichos acontecimientos, señaló Gómez Tepexicuapan, son importantes porque representan un testimonio directo de un hombre que presenció uno de los episodios más emblemáticos de la historia mexicana del siglo XIX.

La cercanía de Knechtel con Maximiliano le permitió observar sucesos que para otros fueron inadvertidos, como la pasión que el emperador sentía por la naturaleza, su buen gusto por la arquitectura y su afición por la jardinería, preferencias que formó a lo largo de sus viajes por Grecia, Italia y Portugal.

También visitó España, Tánger, Argelia, Francia, Inglaterra, las Islas Canarias y Brasil, sin embargo, añadió la investigadora, su interés en las mencionadas áreas se generó en 1856, cuando planeó y supervisó la construcción del castillo y parque de Miramar, en la costa adyacente a Trieste, en Italia.

Cuando Knechtel llegó a México se le encomendó rehabilitar los jardines del Castillo de Chapultepec, contribuyó a acondicionar el Jardín Borda, en Cuernavaca, rentado como casa de campo de los emperadores, y participó en la construcción, inconclusa, de la casa y jardín El Olindo, en Acapantzingo, todos ellos en Morelos.

La especialista recordó que Maximiliano y su esposa Carlota llegaron a la capital el 12 de junio de 1864 e inmediatamente, Knechtel junto con el arquitecto Julus Hofffman comenzaron a trabajar para acondicionar los aposentos de la pareja imperial.

En sus memorias, Knechtel describe la impresión que causó en Maximiliano la maravillosa vista del Valle de Anáhuac que se aprecia desde Chapultepec, inmediatamente quiso cambiarle el nombre por el de Miravalle, como su castillo de Miramar, sin embargo, la tradición se impuso y siguieron llamándole Chapultepec.

Además, el emperador quería construir en Chapultepec un parque como los que se estilaban en las residencias de Europa, no obstante ya no contó con el tiempo para realizar sus planes de transformar el bosque en un lugar con avenidas, glorietas y esculturas de grandes músicos, pintores y filósofos.

Admirador de la cultura prehispánica, en el libro se describe su visita a caballo a las ruinas de Teotihuacan, y sus planes eran construir una pirámide en Chapultepec, además comisionó a una persona para que fuera a Egipto a traer varios ejemplos de la escultura y arquitectura antiguas.

La publicación sobre este episodio histórico también contribuyó en el proyecto de restauración del castillo que concluyó en el año 2000, y es un documento que ayuda a seguir dilucidando la llamada historia chica de mediados del siglo XIX, manifestó la investigadora.

Por otro lado, "Semánticas homosexuales, reflexiones desde la antropología del comportamiento" es un volumen de Xabier Lizarraga, quien da a conocer un estudio en torno a la sexualidad, desde la perspectiva histórica y antropológica.

A través de este ensayo, el autor busca analizar la multitud de espectros, convenciones y prejuicios que hay alrededor de la sexualidad, y que intentan contenerla, sesgarla y condensarla.

Igualmente se intenta aprehender y comprender las semánticas homosexuales, pensadas como universos de significación en el ámbito lingüístico, social, histórico y político.

El lector encontrará una visión panorámica de la historia del movimiento lésbico, gay, bisexual y transexual (LGBT), al tiempo que plantea algunas reflexiones sobre el llamado "clóset" y sus alcances.

Otros comportamientos sexualizados que se presentan en la obra son las caricaturas que se hacen, pues también son manifestaciones de las semánticas que subyacen y sobrevuelan en el vivir cotidiano.

Lizarraga integró en su investigación testimonios de los sujetos sexoeróticos, como son sus voces, recuerdos, reflexiones y opiniones; observó el fenómeno sexocomportamental y los procesos del vivir sexoerótico y social.

Más que decir cómo son, pretende conocer cómo se significan, cómo se viven a sí mismos y entre ellos, qué puertas abren o cierran.

El autor detalló que su libro se estructura de los capítulos "Eros, misos y fobos", en el que se abordan dos problemáticas: los sujetos del deseo y los circuitos y las resonancias de la homofobia, así como una revisión que parte del movimiento sodomita decimonónico al activismo cibernético.

En "El clóset: institución heterosexual", plantea el debate sobre sus significados y repercusiones, y se discute la propuesta de aquellos que lo defienden y proclaman como un derecho, y concluye con un posludio que alude al rompimiento vivencial y afectivo del homosexual en el ámbito heterocentralizado.

"Las memorias del jardinero de Maximiliano" y "Semánticas homosexuales, reflexiones desde la antropología del comportamiento" son editadas por el INAH.