Suspendieron en 2013 circulación de más de 3 millones de productos

El Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI) y la Administración General de Aduanas (AGA) suspendieron la circulación de aproximadamente 3 millones 158 mil 465 productos en 2013.

Ello como parte de las acciones conjuntas que llevan a cabo el IMPI y la AGA, para evitar la entrada de artículos que presuntamente invaden derechos en propiedad intelectual, informó el instituto en un comunicado.

Así, el IMPI y AGA detuvieron la libre circulación de cinco cargamentos con mercancía en tránsito de las marcas Nike, Adidas, Chanel y Puma, cuyo destino final era El Salvador y República Dominicana, por violar presuntamente los derechos de propiedad intelectual protegidos en México.

Lo anterior, de acuerdo con lo estipulado en los artículos 50 numerales 1 incisos a) y b), 2 y 51 del Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual Relacionados con el Comercio (ADPIC), así como los artículos correspondientes de la Ley de la Propiedad Industrial y de la Ley Aduanera.

El IMPI destacó que en 2013, se aplicaron 28 medidas provisionales para frenar la libre circulación de mercancía de procedencia extranjera, mientras que en 2012 fueron 23.

Agregó que de acuerdo con el procedimiento de medidas provisionales referente a la suspensión de libre circulación de mercancías de procedencia extranjera, que se encuentra regulado por la Ley de la Propiedad Industrial y la Ley Aduanera, son los titulares de las marcas señaladas quienes inician el procedimiento respectivo frente al IMPI, lo que a su vez conlleva a tomar las medidas respectivas.

En este sentido, precisó que los propietarios que consideran que son violados sus derechos de propiedad intelectual, proporcionan en su solicitud ante el Instituto toda la información referente a la aduana por la que va a ingresar la mercancía y los datos de importación.

Con esto, una vez que el IMPI analiza la solicitud, de ser procedente, emite el oficio correspondiente en el que se hace del conocimiento de la aduana respectiva la suspensión de la libre circulación de la mercancía.

Posteriormente, personal del Instituto acude a la aduana respectiva para realizar una visita de inspección, con el propósito de verificar la mercancía presuntamente infractora y notificar el oficio de suspensión que concierne.

De esta forma, la circulación de la mercancía continuará inmovilizada por la aduana, hasta en tanto se inicie por parte de los titulares de las marcas un procedimiento de declaración administrativa de infracción.

A lo largo de ese procedimiento el importador tendrá la oportunidad de defenderse y una vez que se concluya con la etapa de integración de dicho procedimiento, el IMPI emitirá una resolución en la que se determine si la mercancía efectivamente viola o no derechos de propiedad intelectual.