ALDF aprueba nueva Ley para el Desarrollo Económico de la ciudad

La Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) aprobó en sesión extraordinaria y con 45 votos, la Ley para el Desarrollo Económico del Distrito Federal, que sustituirá a la Ley de Fomento para el Desarrollo Económico de esta capital, vigente desde 1996.

Al fundamentar el dictamen, el presidente de la Comisión de Administración Pública Local, Alejandro Piña, dijo que la actual legislación en la materia data de 1996, por lo que carece de vigencia en diversos rubros y no responde a la actual política y economía del Distrito Federal.

Sostuvo que la Ley de Fomento para el Desarrollo Económico del Distrito Federal, que data de 1996, se inscribía en el contexto en el que aún estaba vigente la figura del Departamento del Distrito Federal.

El legislador perredista señaló que si bien "fue un ordenamiento jurídico eficaz acorde a la realidad económica de entonces, sus alcances y resultados son limitados ante la cambiante dinámica de la capital y las implicaciones en la conducción económica".

Por ello, urge un nuevo instrumento jurídico que proporcione soporte a las necesidades actuales de la ciudad en materia económica, que conciba como tarea fundamental del gobierno generar condiciones para favorecer el crecimiento económico sustentable y el bienestar social.

Dijo que según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) entre las entidades federativas la ciudad de México ocupa el primer lugar en aportación al PIB con 17.7 por ciento; tiene 382 mil 56 unidades económicas, 10.3 por ciento, y emplea a tres millones 299 mil 325 personas, el 16.4 por ciento del personal ocupado en el país.

"Estas cifras parecen muy alentadoras, pero no reflejan el aprovechamiento del potencial que tiene la cuidad como centro estratégico del país, y el principal polo generador de riqueza económica, cultural y social, por lo que se debe fomentar su desarrollo económico", aseveró.

La nueva ley otorga a la Secretaría de Desarrollo Económico amplias funciones entre las que destacan implementar estrategias de ordenamiento territorial de la actividad económica, políticas de verificación e inspección, acciones mejora regulatoria y promoción de la cultura emprendedora.

Además, se crea la Comisión Interdependencial para el Fomento y Promoción del Desarrollo Económico de la Ciudad de México, encargada de la planeación, coordinación y seguimiento de los programas y proyectos para el fomento, promoción y desarrollo de las actividades económicas.