Expresa la CIDH preocupación por situación en Venezuela

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) se declaró "profundamente preocupada" por las denuncias de violaciones a la garantías constitucionales en Venezuela y de ataques de civiles armados contra manifestantes.

La CIDH lamentó los nuevos hechos de violencia y reiteró su llamado al Estado a promover un proceso de diálogo que permita buscar una solución en el contexto de una sociedad democrática y con pleno respeto a los derechos humanos, indicó el órgano hemisférico.

En un comunicado, también reiteró su profunda preocupación por las denuncias de violaciones a los derechos a la protesta pacífica, a la vida, a la integridad y libertad personal de los manifestantes, libertad de asociación y el derecho a la libertad de expresión.

En particular, dijo, ha prestado "especial atención a las graves denuncias sobre supuestos ataques de grupos civiles armados en contra de los manifestantes durante las protestas que han seguido teniendo lugar en el país".

"La CIDH condena cualquier actuación de esta naturaleza y hace un llamado a las autoridades venezolanas a reforzar todas aquellas medidas destinadas a asegurar el desarme efectivo de estos grupos, investigar y sancionar las acciones ilícitas de los mismos y garantizar la seguridad de la población", apuntó.

Señaló que valoraba que el presidente venezolano Nicolás Maduro haya rechazado públicamente los hechos de violencia y llamado al desarme de estos grupos.

Sin embargo, expresó su preocupación por las denuncias sobre un uso excesivo y desproporcionado de la fuerza por parte de agentes de seguridad del Estado, como resultado de lo cual varias personas resultaron heridas.

Se refirió también a reportes sobre un alto número de personas, incluyendo menores de edad, que habrían sido detenidas desde las manifestaciones ocurridas el pasado 12 de febrero.

"La información disponible da cuenta de una serie de denuncias sobre casos de detenciones sin orden judicial, falta de presentación oportuna ante una autoridad judicial, el supuesto impedimento de contacto inicial con abogados y familiares", explicó.

Dijo haber recibido también "información preocupante" sobre supuestas detenciones de periodistas que cubrían las protestas, así como agresiones físicas en su contra y la supuesta destrucción e incautación de material periodístico por miembros de la fuerza pública.

Expresó su preocupación también por las denuncias de un supuesto bloqueo informativo a la prensa en Venezuela, donde las autoridades han reiterado su advertencia sobre la posibilidad de aplicar sanciones y suspender la transmisión por el tipo de cobertura mediática que realicen sobre la situación en el país.

Se refirió también al inicio de procesos penales contra dirigentes de la oposición venezolana tras su participación en protestas, en particular el dirigente del partido Voluntad Popular, Leopoldo López.

Al respecto, la CIDH destacó la necesidad de que esos procesos sean conducidos de forma "diligente e imparcial y con apego a las garantías del debido proceso".