Respeto a diversidad, condición para preservar lenguas maternas

La especialista en cultura indígena, María del Carmen Farías Campero, afirmó que mientras no haya respeto a la diversidad cultural, no habrá preservación de lenguas maternas y seguirá la tendencia a su extinción.

La presidenta ejecutiva y directora de la asociación civil Zihuame Mochilla, señaló que para preservar lenguas como el náhuatl, impulsan en la capital regiomontana programas de enseñanza para cualquier persona, independientemente de su origen étnico.

En un área metropolitana catalogada por el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) como la de más alta discriminación, la tarea por fomentar y difundir cultura de las etnias es una labor contracorriente, manifestó, en entrevista con Notimex.

"Sabemos que desgraciadamente hay una gran discriminación hacia el uso de las lenguas, está asociada con toda esta cuestión indígena que es motivo de burla y discriminación de muchas personas, y esa es la causa por la cual, muchas de las personas jóvenes no valoran y no quieren mantener su lengua materna", expuso.

"Entonces, esto, independientemente de que el uso más común de otra lengua, en el caso de los migrantes y la necesidad del uso del castellano para poderse comunicar, de ahí que nuestros programas se enfoquen a esa identidad, a ese reforzamiento de la identidad cultural y de la importancia de mantener este reconocimiento de la lengua materna", resaltó.

"El interés por aprender las lenguas originales, como en este caso el náhuatl, para personas hablantes del castellano, es muy bajo el interés", lamentó la también antropóloga social.

"Hay dos tipos de personas que se acercan a tomar nuestros cursos y un grupo de personas es por cuestiones culturales, por una cuestión de ampliación cultural", dijo.

Manifestó que "existe otro grupo de personas que tienen trato de manera continua con población indígena, por motivos laborales, y entonces buscan el conocimiento de esa lengua, como un medio de comunicación o de acercamiento al grupo".

Incluso, añadió, "hay personas que lo usan para la transmisión o evangelización de ideas religiosas, o cuestiones laborales en otro campo, que son quienes buscan acercarse a este conocimiento".

"Nosotros quisiéramos que estas lenguas se mantuvieran vivas, que no hubiera lenguas en peligro de extinción, como las hay, aquí en Nuevo León sabemos que se hablan 56 de las 62 lenguas indígenas reconocidas en el país, pero la mitad de los hablantes de lengua indígena son del náhuatl", expuso.

"Monterrey, donde existen más de 50 mil indígenas en su zona metropolitana, es una ciudad muy compleja, es la entidad con el mayor índice de discriminación en el país, es un penoso primer lugar, de acuerdo a lo que Conapred reporta, entonces vamos luchando contra corriente", aseguró.

"En mi percepción, existe esta valorización de las culturas indígenas, en tanto hablemos de las culturas prehispánicas, hacia lo prehispánico, hacia lo mítico, lo folklórico, hay un aprecio", explicó.

Sin embargo, abundó, "no existe ningún aprecio por las personas indígenas, la cultura indígena, en el ámbito de lo cotidiano, de lo que hay en la ciudad y es donde tenemos nuestra lucha, por ver a la otra persona como igual que yo, en los mismos derechos, en las mismas obligaciones y con el mismo valor cultural".