Asociación civil Kanan Kab reforesta glorietas de Mérida

La asociación civil Kanan Kab inició hoy un plan de reforestación en glorietas de esta ciudad y el periférico, para capturar la mayor cantidad de bióxido de carbono, así como mejorar el hábitat para cientos de especies, en especial aves.

El director de esta organización, conformada principalmente por empresarios, Mario Gamboa Patrón, destacó la necesidad de que el sector social conforme alianzas con el público, a fin de ofrecer mejores condiciones ambientales y de vida para las futuras generaciones de meridanos.

Dijo que la reforestación es importante para revertir efectos como el llamado cambio climático, por lo que insistió en la necesidad de devolver a las ciudades áreas verdes, que han sido sacrificadas a nombre del desarrollo.

De esta manera, continuó, "también buscamos hacer conciencia en las nuevas generaciones de la necesidad de cuidar el medio ambiente, ya que en su conjunto nos permite conservar a planeta que tanto hemos dañado".

Recordó que entre las acciones desarrolladas por Kanan Kab, se encuentran la siembra de árboles en avenidas de grandes complejos habitacionales como Ciudad Caucel, en la zona poniente de la capital, la de mayor crecimiento poblacional.

El año pasado, detalló Gamboa Patrón, "entregamos unos 20 mil árboles, 15 mil de ellos al municipio, tres mil al llamado parque lineal o Paseo Verde, mil se colocaron en avenidas y el número restante a diversas agrupaciones de colonos".

Indicó que en total, lo que incluye acciones anteriores, se han sembrado unos seis mil árboles en avenidas del complejo habitacional de Ciudad Caucel, empero, refirió que la falta de seguimiento a las acciones de reforestación, así como de compromiso de colonos y autoridades para su cuidado, un 50 por ciento han muerto.

Por su parte, el secretario de Desarrollo Urbano y Medio Ambiente (Seduma), Eduardo Batllori Sampedro, resaltó la alianza de esta dependencia con asociaciones civiles, a fin de mejorar el entorno ambiental y ecológico de las ciudades, mediante la donación de árboles que son cultivados en viveros por espacio de dos años.

Lo que se busca con este esfuerzo no es sólo recuperar el valor estético de la ciudad, sino además darle un verdadero valor social y en especial ecológico, ya que permite recuperar el hábitat necesario para la fauna, en especial aves que encuentran un sitio de descanso y alimentación, pero también para especies como lagartijas e insectos.

Resaltó que otros de los beneficios de crear áreas arboladas en glorietas o sitios con alta afluencia vehicular es que nos ayuda al secuestro del bióxido de carbono, uno de los elementos que más influyen en el cambio climático.