Aumentaron separaciones matrimoniales con divorcio incausado en el DF

Con el divorcio incausado, el número de separaciones matrimoniales aumentó de 2008 a 2010 en cerca de 8 mil casos en el Distrito Federal, manifestó Gilberto Mendoza Martínez, jefe del Departamento de Derecho de la Unidad Azcapotzalco de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

En el ciclo "El derecho en la segunda década del siglo XXI", mencionó que antes de la reforma civil en materia de divorcio en 2008, para divorciarse era necesario cierto número de causales para que prosiguiera la demanda, por ejemplo, que la pareja llevara más de un año casada, entre otras razones.

La idea de la reforma fue agilizar el trámite de divorcio, reducir tiempo, dinero y energía en los casos presentados; de esta forma ahora para divorciarse lo único que se necesita es que alguno de los implicados ya no esté conforme con el matrimonio.

El divorcio con causales sigue vigente en los códigos civiles de 25 estados de la República Mexicana, de los cuales, en tres existe la iniciativa de reforma en Nuevo León, Oaxaca y Puebla. El pionero en cambiar la ley fue el Distrito Federal en el 2008, seguido por Hidalgo en 2011, y Estado de México y Guerrero en el 2012.

El problema que se presentó en el cambio de legislación fueron los convenios para las manutenciones de los hijos, ya que en esta forma de divorcio el convenio lo pacta la pareja y en ocasiones resulta injusto o insuficiente, además el código plantea que ellos son los que decidirán los tiempos de visita, si es necesario que alguno abandone el hogar.

La reforma, indicó Mendoza Martínez en un comunicado, nació como una necesidad social, existe una evolución en relación con la familia, en el pasado culturalmente las parejas estaban atadas al matrimonio.

Sin embargo, en las últimas décadas la sociedad mexicana ha cambiado, por lo que resultaba necesario evolucionar también en las leyes e indispensable una transformación en el estatuto.

Ahora el divorcio es un procedimiento especial, se procura que si alguno de los involucrados ya no está interesado en mantener la unión, pueda realizar la solicitud, sin necesidad de presentar una demanda.

Sólo es preciso que junto con el trámite se lleven a cabo las protecciones familiares, principalmente para los hijos, como son: la manutención, los patrimonios y la convivencia de los padres para evitar la violencia.