Sector minero-energético causa revaluación del peso colombiano

El sector minero-energético generó efectos de revaluación de la moneda y debilitó la competitividad del sector agro-industrial en Colombia, aseguró un estudio del co-director del Banco Emisor, Carlos Gustavo Cano.

Según Cano, Colombia vive un notable cambio en la estructura económica y representa 8.0 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), igual porcentaje que el sector agropecuario.

El sector minero-energético genera "más de 40 por ciento de los ingresos de la balanza de pagos y un poco más de 70 por ciento de total de las exportaciones, pero con sólo 220 mil empleos directos", subrayó el codirector del Banco de la República.

El año pasado dicho sector alcanzó 85 por ciento de la inversión extranjera directa y es la principal fuente del mercado de divisas en Colombia, pero además aportó "cerca de 1/4 del recaudo de impuestos del Gobierno (sin dividendos Ecopetrol ni regalías)".

Esta situación generó "fuertes presiones revaluacionistas y el consiguiente debilitamiento de la competitividad de los sectores transables como agro e industria", sostuvo Cano en su estudio "La marcha de la Economía y la política monetaria", al que tuvo acceso Notimex.

"Nuestro Talón de Aquiles es el déficit de Cuenta Corriente, que desde 2001, con clara tendencia a aumentar desde 2005, acercándose a 3.6 por ciento este año", subrayó.

Advirtió que el déficit "del resto de la economía colombiana desbordó el superávit minero. La principal fuente de financiación: capitales foráneos. El superávit minero terminó en 2012 en 7.0 por ciento, y el déficit del resto de la economía en 10 por ciento".

Este déficit del resto de la economía -explicó- genera "marchitamiento del frágil superávit agropecuario, caída de las remesas, y sustancial ampliación del déficit de industria y comercio".

"El déficit conjunto de la cuenta corriente de industria, comercio y agricultura (el sector real de la economía) se disparó tras la caída de sus exportaciones", apuntó el co-director del Emisor.

Con este escenario, ahondó, el Banco de la República mantiene desde marzo del año pasado la tasa de interés de intervención en 3.25 por ciento.

Entre 2010 y 2013, las autoridades monetarias se vieron obligadas a realizar compras de divisas, para controla la apreciación del peso colombiano, por 18 mil 393 millones de dólares, con un promedio de cuatro mil 598 millones de dólares por año.

En enero pasado las compras de dólares por el Emisor, fueron del orden 180 millones de dólares, de acuerdo con las cifras oficiales presentadas por Cano.